Río 2016-golf: Un honor para el golfista ser olímpico, al margen de los premios

El golf estaba bajo la lupa, pero el primer día de juego encontró una gran eco en el público; el líder es el australiano Marcus Fraser (-8); Fabián Gómez y Emiliano Grillo, a 7 golpes
(0)
12 de agosto de 2016  

Tres birdies en los últimos hoyos levantaron a Gómez
Tres birdies en los últimos hoyos levantaron a Gómez Fuente: LA NACION - Crédito: Maxie Amena

RIO DE JANEIRO.- De pronto se escuchó un alarido en el par 3 del hoyo 4. La noticia pasó de boca en boca en el campo de Barra de Tijuca y pronto se supo que el inglés Justin Rose había logrado un vibrante hoyo en uno. El estallido por sí solo, aunque fuese un detalle, es un dato valioso para este golf olímpico debutante, que había quedado bajo la lupa después del desinterés de los cuatro mejores del ranking y muchas otras estrellas del PGA Tour . No importaban tanto ayer las alternativas del leadearboard, sino la puesta en escena del torneo, en un país donde el golf es un deporte complementario. Y el resultado es un éxito organizativo redondo, después de una primera jornada dominada por el australiano Marcus Fraser (63, -8).

La espera se prolongó por más de un siglo, pero el golf volvió luego de 112 años a los Juegos (la última vez había sido en la cita de St. Louis 1904) y los popes de este deporte se llevaron una gran impresión inicial: mucha gente detrás de las sogas siguiendo a sus ídolos, emociones exteriorizadas en cada green, una televisación en los más altos estandares y una cancha muy bien presentada, bajo la custodia de un viento implacable desde la tarde. Por eso sonreían Tim Finchem (mandamás del PGA Tour), Martin Slumbers, director ejecutivo de la R&A, y muchos otros dirigentes que bregaron para vincular al golf con el olimpismo desde hace años.

Contar con nombres como Bubba Watson , Rickie Fowler , Sergio García , Henrik Stenson , Danny Willet o el propio Rose funcionó como un sello de garantía. La duda estaba en la repercusión que la propuesta tendría en el público, porque el trazado par 71 está aislado del del movimiento de los cinco anillos. En cambio, un espectador puede invertir todo un día en el Parque Olímpico ingresando a los distintos pabellones para disfrutar de distintas disciplinas. Sin embargo, hubo muchos grupos de fanáticos de diversas nacionalidades siguiendo a sus compatriotas y, por qué no, una buena cantidad de espectadores locales, curiosos y con la camiseta verdeamarelha.

Horas después de haber concluido el primer recorrido, el Niño García escribía en twitter con el corazón bombeando fuerte: “Es oficial, ¡soy olímpico! No podría estar más feliz. ¡Amo los Juegos Olímpicos!” El jugador de Castellón es una de las estrellas que entendió el mensaje: es cierto que nada se compara con actuar en los circuitos internacionales, perseguir Majors y embolsar dinero proveniente de los premios oficiales y de los sponsors. Allí radica el trabajo del golfista profesional. Aunque los Juegos Olímpicos representan una oportunidad única y especial, que vale la pena experimentar por su globalidad y por el honor de defender los colores del país. Otro de los notables que valoraron la idea fue Rickie Fowler, que no olvidará su desfile en la ceremonia inaugural

En esta nueva aventura, que no deja dividendos pero sí labra nombres en los libros, tanto Emiliano Grillo como Fabián Gómez tacharon otro ítem en su foja de servicios: ellos, autores de una primera vuelta de 70 (-1), también ya pueden decir que son atletas olímpicos, lo que tanto ansió una leyenda como Gary Player , a quien los tiempos del golf le jugaron una mala pasada en este sentido.

El viento fue amo y señor de la primera jornada en el campo de Barra de Tijuca, y lo seguirá siendo hasta los últimos 18 hoyos. El chileno Felipe Aguilar explicaba: "Acá sentís hasta cuatro tipos de viento diferentes". El australiano Fraser arrancó con su espectacular 63 beneficiado por su temprana salida de las 8.03, cuando ni siquiera soplaba. Ya dos horas después, las ráfagas se hicieron cada vez más intensas, como si fuera un riguroso torneo del Tour Europeo. Tanto Gómez (salió a las 8.41) como Grillo (10.25) se las arreglaron para redondear una primera vuelta bajo el par, que los ubica en el 17° lugar entre 60 jugadores.

Gómez estuvo complicado durante el tramo más difícil de la vuelta (de los hoyos 10 al 14), pero se recuperó en gran forma gracias a los birdies en los últimos tres capítulos. "Quería terminar bajo par y lo logré, más allá de que tiré para águila en el par 5 del 18 y no emboqué", contó el ex caddie del Chaco Golf Club, acompañado aquí en Río por su esposa, su madre y su hermana.

En tanto, Grillo animó una de las salidas estelares junto con García y el norteamericano Patrick Reed. Arrancó con un birdie, y después se vio envuelto en condiciones complicadas que le complicaron su acostumbrado sólido juego del tee al green. Tras ubicarse +1 en un tramo de la vuelta, su levantada llegó con los birdies en el 16 y en el 17. En el 18 cayó en el búnker y no consiguió bajar el par 5. "Los que empezaron temprano salieron con una gran ventaja porque jugaron sin viento, pero este viernes me tocará a mí. ¿El torneo olímpico? Más allá de que te alienta más gente de tu país, no cambia demasiado respecto de un certamen del PGA Tour, porque son 72 hoyos y hay que ganarles a todos".

Los responsables del golf en Tokio 2020 ya toman nota del experimento olímpico. Las primeras brisas son alentadoras.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.