Golfistas celestiales

Roberto De Vicenzo
(0)
6 de octubre de 2009  

A raíz del dominio de Tiger Woods en la temporada, Roberto de Vicenzo se permite imaginar un escenario diferente, planteado ahora desde un plano celestial. Sólo es cuestión de dejarse llevar hacia una dimensión intangible. El Maestro elabora su relato: "Recibí un llamado del cielo de los golfistas que están allí, entre ellos Sam Snead y Ben Hogan, que están preocupados porque aquí, en la Tierra, Tiger Woods no siente ningún tipo de resistencia de parte de sus rivales del circuito. Snead y Hogan venían planificando la creación de un equipo que contrarrestara al N° 1, pero el diablo les dijo que no podían hacer eso porque nadie, ni los ex golfistas consagrados, puede salir del cielo. Y en el caso de hacerlo, él mismo se encargaría de cerrar todas las canchas del paraíso. Dios se preocupó y pensó: «El diablo tiene muchos abogados y en el cielo no hay ninguno. Me va a ganar y aquí no podemos arriesgarnos al cierre de los campos»".

-¿Serían capaces Sam Snead y Ben Hogan, entre otros jugadores del pasado, de frenar realmente el impulso de Tiger?

-Seguramente, más allá de la discusión sobre lo diferente de la preparación de las canchas y de la tecnología aplicada según cada época. Ellos se plantaban en la cancha de otra manera, con otro tipo de convicción y decididos a hacer historia en cada certamen. Ahora son embestidas aisladas, como aquella del surcoreano Y. E. Yang en el último PGA Championship, que aguantó a Tiger en el grupo final y terminó adjudicándose el último major del año. Todavía estoy esperando al gran retador de Woods; le haría muy bien al golf.

-Ayer terminó el Alfred Dunhill Links Championship, que se disputó en Kingsbarns, Carnoustie y Saint Andrews. ¿Cómo es jugar en tres canchas en un mismo torneo?

-Es una lotería, porque tenés que contar con la suerte de que las condiciones del tiempo te favorezcan según el trazado. Para mí, Kingsbarns es la más accesible de las tres, y si te toca lluvia, allí no es tan grave, podés manejar la vuelta sin mayores inconvenientes. Por su parte, Saint Andrews parece dócil, pero su principal amenaza son los búnkeres; sólo basta observar las paredes de esas trampas de arena. Y la principal dificultad de Carnoustie es que es muy estrecha. No disponés de un fairway tan ancho como en Saint Andrews.

-Pasado mañana comienza la Copa Presidentes en San Francisco. Allí se enfrentarán los Estados Unidos con el equipo Internacional, donde estará Angel Cabrera. ¿Qué se puede anticipar?

-Los norteamericanos llevarán la mayor presión, porque juegan en representación de un país. En cambio, los rivales forman parte de un combinado, y si pierden, la frustración quedará fragmentada.

-Será la tercera vez que el Pato juegue este prestigioso certamen, luego de sus participaciones en 2005 y en 2007. ¿Qué se puede esperar de él?

-Lo mejor, porque integra un equipo muy fuerte y, además, cuenta ya con la experiencia de dos antecedentes. Necesitaría tener como compañero a un buen metedor de putts que hablara el mismo idioma. Si yo fuera el capitán, lo haría jugar en pareja con el colombiano Camilo Villegas. En estos casos, cuando se trata de fourballs (mejor pelota) o foursomes (pelotas alternadas), la comunicación resulta fundamental.

-¿Con quién no lo pondría?

-Con el fijiano Vijay Singh, porque si ambos cometieran errores, entrarían en un laberinto de desconfianza de difícil escape. Igual, me inspira mucha confianza el capitán del equipo, Greg Norman. Mucho más que Fred Couples, responsable del conjunto de EE.UU.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.