Golota está internado con varias lesiones

"Arriesgaba su vida si continuaba peleando", señaló su médico
(0)
23 de octubre de 2000  

AUBURN HILLS, Estados Unidos.- Todavía no se acallaron los ecos del combate del viernes último entre Mike Tyson y Andrew Golota, que finalizó con un KOtécnico para el Hombre de Acero luego de que el polaco se negó a salir en el tercer asalto. Ayer se supo que Golota fue internado, producto de una hemorragia cerebral y de la fractura del parietal izquierdo, justamente el sector de su cara que recibió la mayor cantidad de golpes de Tyson.

Aquejado por náuseas y un fuerte dolor de cabeza, Golota fue trasladado en la madrugada del sábado al Resurrection Center, de Chicago, donde permanece en "cuidados intensivos y bajo observación por una contusión", según informó Donald Tremblay, vocero de la empresa Main Events, encargada de la promoción de Golota y organizadora de la pelea ante Tyson.

El combate, efectuado en el Palace of Auburn Hills, tuvo un final abrupto cuando Golota desistió de continuar peleando aun cuando su entrenador, AlCerto, le exigía volver al centro del ring. El polaco, de 32 años, se marchó a los vestuarios con varios cortes alrededor del ojo izquierdo. Estas heridas, aparentemente, fueron las que influyeron para su posterior internación en el centro asistencial de Chicago, ciudad en la que reside desde hace tres años.

Mariola Golota, esposa del boxeador polaco, confirmó que su marido fue sometido a varios estudios y fue internado en Chicago, ya que cuando fueron a una clínica cercana al estadio nadie quiso atenderlo.

Según Wesley Yapor, el médico que lo atendió, la determinación de Golota de no querer seguir combatiendo fue oportuna. "Hizo bien en abandonar. Arriesgaba su vida si seguía recibiendo golpes", comentó Yapor. Para el médico, el combate debió haber sido detenido en el primer asalto, luego de que Tyson derribó al boxeador polaco con un tremendo derechazo. Yapor informó que Golota sufrió una lesión cervical, entre la cuarta y la quinta vértebra, por lo que se le colocó un cuello ortopédico y será sometido a una terapia de rehabilitación. "Si se incrementan los síntomas, deberá ser operado", afirmó.Y agregó: "No es anormal que las personas que sufren lesiones en la cabeza tengan problemas cervicales. Aunque hay que destacar que son lesiones bastante serias".

Tremblay coincidió con la visión de Yapor en cuanto a lo atinado de haber abandonado: "Si Golota hubiese continuado peleando podía terminar en una tragedia.Creo que hizo lo correcto; no podía seguir recibiendo más golpes."

Golota recibió una lluvia de críticas por la decisión e incluso en sus declaraciones, efectuadas minutos después de la pelea, sólo expresó:"No fue mi día. Mi cabeza no estaba bien". Jamás hizo alusión a una lesión o a los malestares que se hicieron públicos, posteriormente. De acuerdo con lo señalado por la gente de su entorno, los síntomas afloraron en la madrugada del sábado, cuando todavía estaba en el vestuario.

¿Podrá volver a pelear Golota? La contestación, aunque no respondiendo del todo el interrogante, corrió por cuenta de Yapor:"Mi tarea consiste en hacer todo lo necesario para que él no tenga impedimentos. Aunque hoy por hoy es una pregunta difícil de responder".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.