Gómez, el estandarte

Roberto De Vicenzo
(0)
24 de noviembre de 2009  

Desde hace cinco años, el Maestro tiene su semana especial. Es cuando se disputa el Roberto De Vicenzo Classic, un torneo que le rinde homenaje en su cancha de San Eliseo, orgullo de San Vicente. El sábado se impuso Fabián Gómez, con un score de 279 golpes (-9), que significó un récord para el campeonato.

-¿Cómo vivió este certamen?

-Lo más saliente fue que se lucieron los jugadores, la organización y la cancha. Si bien no ha asistido todo el público que hubiésemos querido, fue un torneo que exigió a los golfistas en todo sentido.

–El clima puso una gran cuota de dificultad.

-De por sí el trazado es difícil. Y las condiciones meteorológicas reinantes el miércoles y el jueves se asemejaron a Saint Andrews; el viento te revoleaba. Fue un desafío tremendo en busca de superar el corte. Ya el sábado, día de la definición, la lluvia significó la última prueba mental, sólo para valientes y avezados.

-Quizá la gente extrañó a las grandes figuras.

-No se notó la ausencia de nadie. Con Fabián Gómez, Sebastián Fernández, Mauricio Molina, César Costilla y Rodolfo González se armó un quinteto final apasionante, cada uno con sus habilidades y su creatividad en pos del título.

-¿Cómo evalúa la actualidad del campeón?

-De la mejor manera. ¡Si ganó los últimos cuatro torneos que jugó en la Argentina! Para mí, Fabián representa el futuro del golf argentino junto con Andrés Romero. Ellos dos reemplazarán al Pato Cabrera y a Eduardo Romero en algunos años, serán nuestros estandartes. Al chaqueño le viene bárbaro este triunfo para jugar la final de la Escuela del PGA Tour, dentro de dos semanas.

-En la entrega de premios del De Vicenzo Classic, a usted se lo vio sosteniendo el cheque para el ganador junto con el ex piloto Froilán González.

-Sí, lástima que el cheque no era para mí… No, fuera de broma: con Froilán tengo una amistad de toda la vida y es contemporáneo mío. Algunas veces coincidíamos en nuestros compromisos deportivos en Europa y viajábamos hacía allí junto con Juan Manuel Fangio. En esta oportunidad le entregamos unos regalos y, al mismo tiempo, él trajo una foto muy linda de un triunfo automovilístico en Inglaterra, en el que fue distinguido por la reina.

-¿Froilán jugó alguna vez al golf?

-No, nunca, y a mí tampoco me gustan demasiado las carreras. Pero nos tenemos una admiración mutua. La amistad logra esas cosas: que te acerques a otra persona por más que los intereses y los gustos, muchas veces, resulten opuestos.

-Usted conoce cada rincón del campo de San Eliseo. ¿Cuál le parece el hoyo más logrado?

-Me gusta jugar el hoyo 16, un par 4 que presenta un lago a la izquierda desde la salida, y luego un arroyo al frente del green bastante peligroso. También hay pasto muy alto a la derecha que complica las cosas. Todos estos ingredientes te obligan a pegar con precisión desde el tee.

-En otro orden, Angel Cabrera volvió al ruedo y jugó en Villa Adelina en una exhibición de nueve hoyos junto con Florentino Molina.

-Sí, en este caso fue para fines solidarios, en beneficio de la obra de Cáritas. El Pato ya ha dado sobradas muestras de que siempre está para tender una mano a la gente que lo necesita. Y hay muchas otras ayudas que brinda que no se dan a conocer en los medios. Estimo que ya debe de estar focalizándose para el Torneo de Maestros, en Olivos, y en el Abierto de la República, la gran cita en Nordelta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.