srcset

Historias de sparrings: quién los convocó, el primero que llegó a un Mundial y la anécdota de Bielsa con Pisculichi

(0)
30 de mayo de 2018  • 13:02

  • Archivo mundialista
  • México 86

Newell's jugaba la Liguilla Pre-Libertadores. Había superado los cuartos de final, contra Belgrano, en una serie que terminó el 18 de mayo de 1986. El técnico era Jorge Solari y fue muy directo con algunos futbolistas de la reserva: no iban a tener lugar en el primer equipo. La alternativa para Marcelo Grioni y Roberto Sensini, dos chicos de 19 años, fue sumarse como invitados al grupo de Renato Cesarini que iba a viajar a México para acompañar a la selección nacional en el Mundial. Tenían que estar cerca, como apoyo, en caso de que Carlos Bilardo los necesitara para algún entrenamiento.

Fue la primera vez que se utilizó esa modalidad. Y fue muy positiva para Sensini. Tanto que, un año después, ya jugaba con la selección mayor y se convirtió en el primer sparring en jugar un Mundial, en Italia 1990.

Roberto Sensini en su primer partido oficial con la selección, el 16 de diciembre de 1987, un año después de ser sparring de los campeones mundiales
Roberto Sensini en su primer partido oficial con la selección, el 16 de diciembre de 1987, un año después de ser sparring de los campeones mundiales Fuente: LA NACION

"Pasó mucho tiempo y muchas cosas no las tengo tan presentes -dice el rosarino-. Pero recuerdo que en el momento me entró la duda si era mejor quedarme y ver si tenía la posibilidad de jugar en primera, o estar cerca de la selección y tener la chance de practicar con Maradona y de Passarella. Hoy no me arrepiento para nada, y siento que me ayudó mucho para después llegar a la selección". Para completar la historia, hay que decir que Newell's llegó a la final de aquel recordado torneo reducido, en el que le ganó a Boca 2 a 0 en la Bombonera, pero quedó eliminado tras perder por 4 a 1 en el Coloso.

Los jugadores del club rosarino se alojaron en una pensión en el Distrito Federal. Y se trasladaban para las prácticas al predio del club América. Allí, en los primeros días, les indicaron cómo tenían que pararse tácticamente para jugar de manera similar a lo que lo hacía Corea del Sur. También, en el caso de Sensini, eran elegidos para practicar en jugadas de balón detenido: "Me acuerdo que dos veces jugué contra Maradona y en uno de los ejercicios de pelota parada me tocó marcar a Passarella, antes de que se enfermara (N. de la R: el defensor sufrió una gastroenteritis que lo dejó fuera del Mundial). Todo era un sueño para mí", agrega Sensini.

Un amistoso en medio del Mundial

Hasta se dio el lujo de jugar con la camiseta azul de la selección en un amistoso contra un euipo juvenil de América de México. Cosas de Bilardo, capaz de proponer jugar un amistoso en medio del Mundial. La historia merece una explicación: en el partido de octavos de final, contra Uruguay, la selección usó por primera vez una camiseta alternativa, de color azul. Le Coc Sportif, la firma que vistió a la Argentina en esa Copa, sólo tenía el diseño Air-Tech en los juegos principales de ropa.

La alternativa se ponía muy pesada con la transpiración. Y como todos los partidos se jugaban con alta temperatura, los jugadores se quejaron. Bilardo, que no soportaba no tener datos precisos, armó un amistoso para el 20 de junio, dos días antes del partido con los ingleses. Jugaron un tiempo y pesó las camisetas antes y después del partido, para confirmar la teoría de sus jugadores. El desenlace fue una aventura para conseguir camisetas alternativas. Eso es parte de otra historia.

Como no quería arriesgar a los titulares (sólo jugaron José Luis Brown y Ricardo Giusti, los dos que mejor estaban físicamente), actuaron los suplentes que quedaban: Luis Islas, Néstor Clausen, Oscar Garré, Marcelo Trobbiani, Ricardo Bochini, Carlos Tapia, Claudio Borghi y Pedro Pasculli. Sólo quedaron afuera Passarella (lesionado) y Almirón, porque ya había demasiados jugadores ofensivos. Entonces Sensini fue el refuerzo de aquel equipo: "No fue un partido completo, yo creo que no jugamos más de 30 o 35 minutos. No era un partido oficial, pero para mí era tocar el cielo, estaba jugando en la selección".

Roberto Sensini cruza a Rudi Voeller, en la final entre la Argentina y Alemania en 1990
Roberto Sensini cruza a Rudi Voeller, en la final entre la Argentina y Alemania en 1990

Lo curioso es que el defensor que luego tuvo una extensa y exitosa carrera en Italia (Udinese, Parma y Lazio), no se quedó con ningún registro de aquella experiencia: "Llevé una cámara y saqué con casi todos los jugadores. Pero cuando volví a la Argentina y lo fui a revelar, me dijeron que había enganchado mal el rollo y que no salió nada. Me quería morir".

El plantel de juveniles rosarinos se volvió después de la semifinal con Bélgica. Pero pudieron ir a ver todos los partidos. "Colgábamos una bandera de Renato Cesarini y después nos íbamos para arriba, para ver mejor los partidos. Las ubicaciones no eran muy buenas, estábamos muy pegados a la cancha atrás de un arco. Me acuerdo que el partido contra Inglaterra lo vi desde un costado. El gol de Diego con la mano, para mí fue de cabeza. No me di cuenta de nada en ese momento. Y el segundo…Cuando arrancó y pasó a uno, a dos, no era nada extraño. Maradona hacía eso. Pero cuando dejó al tercero y se metió entre dos, ya empecé a gritar 'dale, dale, terminala de una vez…' Pero Diego se dio tiempo ara todo, para pasar al arquero, volver a hacer un pequeño enganche para que no se la saque un defensor más al final… Puedo decir que estuve ahí. Es inolvidable".

Sensini debutó en la selección un año después, el 16 de diciembre de 1987, en el amistoso en el que la Argentina le ganó a Alemania por 1 a 0 con un gol de Jorge Burruchaga, en la cancha de Vélez.

La continuidad de Renato Cesarini

Después de aquella primera experiencia, el método se repitió. "Hubo chicos de Renato Cesarini en Trigoria, en 1990, y con el Coco Basile, en Estados Unidos, en 1994, también. En Francia, con Passarella ya no", explica Sensini, que jugó esos tres mundiales para la Argentina.

Diego Maradona, en una práctica en Boston, con un juvenil de Renato Cesarini, durante el Mundial de Estados Unidos 1994
Diego Maradona, en una práctica en Boston, con un juvenil de Renato Cesarini, durante el Mundial de Estados Unidos 1994 Fuente: LA NACION

La campaña previa a Corea y Japón 2002, también lo tuvo a Sensini en el equipo de Marcelo Bielsa. Pero no llegó al Mundial. "Me acuerdo que en los entrenamientos en Ezeiza empezaban a jugar de sparrings los juveniles. Estaba la Gata Fernández, que era un pibito. Nos volvía locos con esa doble gambeta que hacía… lo que me costaba agarrarlo".

Ya en Japón, Marcelo Bielsa armó dos equipos y, como algunos jugadores estaban lesionados, en el equipo B ingresaron jóvenes valores. Esa segunda formación se enfrentó contra Vegalta, de Sendai y le ganó 1 a 0. Los tres delanteros fueron Marcelo Gallardo, Batistuta y Leonardo Pisculichi.

El chico de Argentinos Juniors no era conocido todavía, pero las cámaras de televisión registraron a Bielsa en un momento del partido a puro grito: "¡Pisculichi, Pisculichi!". El grito se repetía una y otra vez, hasta que el juvenil lo miró y le ordenó: "¡Pisculichi, metete en el partido!". Entre la peculiar sonoridad del apellido del jugador y las llamativas posturas de Bielsa, la escena fue varias veces repetida entre bromas en la televisión.

En la conferencia de prensa posterior a los partidos, le preguntaron el técnico el motivo de tanta rudeza con un sparring. Contestó breve y con mucha seriedad: "Soy de la idea de exigir".

Mascherano y Zabaleta

Con la presencia de los juveniles de la selección, se hizo más natural que los sparrings llegaran posteriormente a los Mundiales. Javier Mascherano (jugará su cuarta Copa del Mundo en Rusia) y Pablo Zabaleta (Brasil 2014) estuvieron en aquel equipo de la anécdota de Pisculichi. "En los ejercicios, Bielsa siempre me hacía cumplir la función de Zanetti, que me terminó regalando su camiseta", recordó Zabaleta.

Es más, Mascherano recuerda que el 8 de junio de aquel año, en el día de su cumpleaños, Juan Sebastián Verón y Gabriel Batistuta lo sorprendieron con una torta de regalo. "Me impactó cómo quedaron los jugadores después de quedar afuera. Eran futbolistas de los mejores clubes del mundo, habían ganado todo y se tomaban la eliminación con una profunda tristeza", contó alguna vez el mediocampista. Y recordó, también, que tras la eliminación, Matías Almeyda le aseguró: "El próximo Mundial es tuyo". Y así fue.

Javier Mascherano como ayudante de la selección en Japón, en 2002; en la foto, entre Pablo Aimar y Hernán Crespo; detrás, llega la Gata Fernández
Javier Mascherano como ayudante de la selección en Japón, en 2002; en la foto, entre Pablo Aimar y Hernán Crespo; detrás, llega la Gata Fernández Fuente: LA NACION

Para Alemania 2006 estuvieron Angel Di María (tendrá su tercer torneo en Rusia) y dos debutantes, Federico Fazio y Gabriel Mercado. En aquel entonces, el defensor de Sevilla quedó impactado con Messi: "Por la edad tenía que ser sparring como nosotros, pero estaba del otro lado y no había manera de descifrarlo. No lo podíamos parar".

Nicolás Tagliafico también tendrá su debut luego de haber sido sparring en Sudáfrica 2010, donde tuvo de compañeros, entre otros, a Ramiro Funes Mori y a Erik Lamela.

Sabella, en Brasil 2014 se apoyó en un grupo que tenía a Gio Simeone, Fabricio Bustos y Emanuel Mammana. A ellos, al igual que los 22 chicos del Sub 20 que irán a Rusia 2018, les queda soñar con Qatar 2022.

La lista de los 22 sparrings argentinos en Rusia

Arqueros: Lautaro Morales (Lanús) y Manuel Roffo (Boca).

Defensores: Facundo Medina (Talleres de Córdoba), Nazareno Colombo (Estudiantes), Francisco Älvarez (San Martin de San Juan), Nehuén Pérez (Argentinos Juniors), Dardo Torres (Argentinos Juniors), Leandro Balerdi (Boca) y Franco Camargo (River),

Volantes: Elias Pereyra (San Lorenzo), Brian Galvan (Colón), Aaron Molina (Boca) y Aníbal Moreno (Newell´s).

Delanteros: Cristian Ojeda (Talleres de Córdoba), Thiago Almada (Velez), Francisco Ortega (Velez), Andres Ayala (Estudiantes), Tomás Chancalay (Colón), Alexis Cuello (Racing), Julián Álvarez (River), Maximiliano Lovera (Rosario Central) y Gastón Verón (Argentinos Juniors).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.