La única experiencia de Gustavo Alfaro en la Copa Libertadores: cuando se fue de Arsenal después de una discusión

Alfaro dirigió a Arsenal en la Libertadores 2014. Se fue de repente.
Alfaro dirigió a Arsenal en la Libertadores 2014. Se fue de repente. Fuente: Archivo
Patricio Insua
(0)
5 de marzo de 2019  • 11:43

Por la relevancia que tiene ese título para Boca y a partir de que la herida más grande y reciente ocurrió en la Copa Libertadores, desde su llegada al club Gustavo Alfaro escuchó una y otra vez preguntas referidas al certamen que el Xeneize ganó en seis ocasiones pero se le volvió esquivo desde 2007. Sin adelantarse, el técnico se enfocó en los compromisos domésticos, pero después de ocho partidos en la Superliga llegó el momento del debut copero. Jorge Wilstermann, en los casi 2600 metros de altura del estadio Félix Capriles, será el primer mojón. Si para Boca la Copa es un gran desafío, también lo es de manera particular para su entrenador.

En su larga carrera en la dirección técnica, Alfaro apenas tuvo una participación en la Copa Libertadores. Fue en 2014 al frente de Arsenal y pese a que logró la clasificación a octavos de final, solo estuvo al comando del equipo de Sarandí en la fase de grupos. El estreno había sido con derrota ante Santos Laguna en México, pero se repuso en la fecha siguiente en el Viaducto con un contundente 3-0 ante Deportivo Anzoátegui, de Venezuela. Luego le ganó a Peñarol de local y perdió en Montevideo, para lograr la clasificación luego de imponerse en su visita al conjunto venezolano y quedarse con los tres puntos frente a Santos Laguna.

Alfaro, durante un entrenamiento de Boca. Hoy volverá a la Copa.
Alfaro, durante un entrenamiento de Boca. Hoy volverá a la Copa.

En su única experiencia en la Libertadores, Alfaro tuvo en el mediocampo a un futbolista con el que ahora cuenta nuevamente: Iván Marcone. El futbolista de 28 años, que en aquella edición de 2014 le convirtió a Peñarol en el Centenerio, fue una de los pedidos expresos del entrenador. El club hizo un desembolso importante para sacarlo del fútbol mexicano y el jugador respondió transformándose rápidamente en una pieza clave en el eje del equipo.

Después de las conquistas del torneo Clausura y la Supercopa Argentina en 2012 y la Copa Argentina al año siguiente, Alfaro había anunciado en 2014 que su segunda etapa en Arsenal no tendría continuidad. Pero un cortocircuito con la familia Grondona lo sacó de su cargo después fase de grupos de la Libertadores. Lo sucedió Martín Palermo, que superó la llave de octavos de final ante Unión Española, de Chile, pero en cuartos no pudo con Nacional, de Paraguay.

Así formará Boca esta noche

"Voy a poner todo lo humanamente posible en pos de armar un equipo para lograr la Copa Libertadores. Ningún entrenador de los que estuvieron antes en Boca dijo al inicio de la competencia que quería hacer una buena campaña en la Libertadores. El nivel de exigencia está implícito. Hace más de 10 años que Boca no puede ganar una Copa Libertadores; y su historia lo obliga porque hubo momentos gloriosos", le contaba Alfaro a LA NACIÓN en una entrevista realizada a comienzos de enero, a poco de tomar el cargo.

Gustavo Alfaro tuvo su consagración internacional el mismo año en el que Boca alzó su última Libertadores: en 2007 ganó la Copa Sudamericana con Arsenal. Ahora el entrenador y el club de la Ribera transitan por el mismo sendero y con el mismo anhelo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.