La falta de contundencia es el mayor dolor en la derrota de Los Pumas ante Inglaterra