La investigación pasará a la justicia penal federal

Es por el caso Villa del Parque, donde se vendería droga.
(0)
24 de marzo de 2000  

Drogas, barrabravas, agresiones, amenazas. Los problemas de Racing no se terminan en lo económico. Por eso, la sindicatura que maneja a la entidad le solicitó al juez de la quiebra, Enrique Gorostegui, que remita a la justicia penal federal la denuncia por irregularidades en la sede de Villa del Parque, en esta capital.

En el expediente consta una denuncia en la que se menciona que en el citado anexo se vende droga, los barrabravas tienen libertad de movimientos durante gran parte del día y que se utilizaron documentos para sacar una ventaja deportiva en el fútbol sala.

Todo se supo cuando Eduardo Rossi, delegado de la actividad futbolística que se desarrolla en Villa del Parque, le manifestó al magistrado y a la síndico, Liliana Ripoll, todas estas cuestiones.

En cuanto a los barrabravas, Rossi comentó: "Los violentos se apoderaron de la sede de Villa del Parque". Los individuos conocidos como Diente, Rulo y Cacho Ciudadela lo amenazaron y además golpearon al periodista Adrián Rinaldi.

Sobre la supuesta venta de droga, hay socios del club involucrados que participan de actividades deportivas en el anexo representando a la institución, aunque sus nombres se mantienen en reserva.

Según comentó una fuente de la sede, el fondo de la cuestión sería una disputa por el manejo del establecimiento y, en especial, del fútbol sala.

Según comentó la misma fuente, las amenazas de Cacho Ciudadela tuvieron como objetivo que el hecho no trascienda, ya que hace algunos años, cuando era miembro activo de la barra brava de Racing, conocida como la Guardia Imperial, le fue aplicada la ley De la Rúa, y una reincidencia lo complicaría.

Otro de los nombres al que se apunta es al del encargado de la sede, Norberto Perone, que supuestamente permite estas libertades de los violentos. "Ningún barra vive acá", dijo Perone desde Villa del Parque.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?