La voz que faltaba: Obama presion

"Un negocio masivo necesita ser dirigido con integridad" dijo el presidente de EE.UU.
Carlos Beer
(0)
9 de junio de 2015  

El escándalo de la FIFA se asemeja a un juego de mesa de esos de guerra, con fichas que ocupan cada vez más países. Muchos presidentes o destacados políticos internacionales ya han puesto sus manos en este tablero. Y ahora se sumó una de la voces más esperadas: la de Barack Obama. Siempre la palabra del presidente de Estados Unidos tiene peso, pero más todavía si lo hace en el marco de la cumbre del G7 en Krün, Alemania, con toda la prensa mundial atenta a cada sílaba que pronuncie.

"Queremos asegurarnos que un deporte que está ganando popularidad se dirija de manera recta", afirmó Obama, sin despegarse ni un milímetro de la mirada estadounidense, ya que se refirió al juego más practicado en el planeta como una disciplina en crecimiento. Si bien la bomba por el escándalo de la FIFA explotó hace un par de semanas, es la primera vez que Obama vierte algún concepto sobre el tema, aunque la investigación del FBI siempre apuntó a estafas vinculadas con bancos norteamericanos.

El mandatario de Estados Unidos se refirió al fútbol como "un deporte que es un negocio masivo que necesita ser dirigido con integridad". En la conferencia de prensa realizada después de la cumbre en el palacio de Elmau, Obama reconoció que la situación de la FIFA forma parte de los temas de agenda de diálogo entre los presidentes y los altos funcionarios de los gobiernos de la cumbre. "En conversaciones que he tenido aquí en Europa, la gente piensa que es muy importante que la FIFA sea capaz de funcionar con integridad y transparencia y responsabilidad", aseguró Obama, que además se excusó y dijo que no comentaría directamente la investigación del FBI sobre sobornos y corrupción en la federación que rige al fútbol mundial. Igualmente, se refirió al fútbol como un deporte que es "una fuente de increíble orgullo nacional".

Si bien Obama se metió por primera vez en el tema, la última semana pasada su portavoz, Josh Earnest, ya lo había hecho. "La FIFA puede salir beneficiada con un nuevo liderazgo", contestó Earnest al ser preguntado por la renuncia de Joseph Blatter. Y agregó: "Es una oportunidad para que la organización trate de mejorar su imagen pública. La FIFA se encarga de gestionar los asuntos de un deporte que es seguido por miles de millones de personas en todo el mundo".

Tal como sucede desde hace semanas, Obama no fue el único presidente que habló ayer sobre el FIFA-gate. Su par de Brasil, Dilma Rousseff, rechazó de manera enfática que su país haya pagado sobornos para organizar el Mundial del año pasado. "Brasil no es cualquier país en materia de fútbol. No necesitamos pagarle a nadie para traer la Copa, que fue la más lucrativa de la que se tiene noticia", aseguró la presidenta al diario "O Estado de Sao Paulo". Más allá de asegurar que no ve motivos para que Brasil 2014 se vea involucrado en las denuncias, Dilma opinó que todos los mundiales están en la mira. "Se debe investigar todas las derivaciones y todos los mundiales, sin excepción", afirmó.

Rousseff no tuvo límites ni contemplaciones patrióticas y pidió que se investigue a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), cuyo ex presidente, José María Marin, es uno de los altos dirigentes de FIFA presos en Suiza acusados de delitos de corrupción. "Si hay problemas en la CBF, (o) en la FIFA, que comiencen a ser investigados. Quien tenga que ser sancionado, que lo sea. Y que se establezca de forma clara que estos organismos tienen que ser transparentes, porque manejan un volumen grande de dinero", cerró Dilma.

Obama pide transparencia en el fútbol. Dilma exige que se investigue. El mapa de la política invade una FIFA que suma denuncias y tambalea en todas sus estructuras.

El plan: De prófugo a testigo protegido

Alejandro Burzcaco, uno de los tres argentinos prófugos implicados en el escándalo de la FIFA, planea entregarse en EE. UU. como testigo protegido y convertirse en otro arrepentido más. Sobre su paradero, algunas versiones indican que estaría en Punta del Este, y otras, en Italia.

La pelea menos esperada: Maradona contra Tinelli

Como suele suceder cuando habla, lo que dice Diego Maradona tiene repercusiones. "Tengo muchas chances de ser vice de FIFA" expresó en América. Maradona impulsó la candidatura del príncipe jordano Ali Bin Hussein a conducir la FIFA y si se vuelve a presentar, el argentino afirma que será su vice. Y anticipó: "Si llego los voy a limpiar a todos, incluído a Tinelli". El conductor de TV le contestó: "Me dijeron que Maradona no estaba muy bien cuando hablaba..." E ironizó por twitter: "Me decían que odiar a alguien es darle muchísima importancia. Gracias Maradona por darme ese lugar. Te quise y te querré siempre" En el medio, Matías Lammens, el presidente de San Lorenzo, aseguró: "Tinelli es el mejor candidato para dirigir la AFA. El grondonismo sin Grondona le hace mal al fútbol argentino".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.