Los puntos oscuros del uso del Fútbol para Todos

Los veedores designados por Servini de Cubría para supervisar el destino del dinero que la AFA recibe del gobierno ponen al frente el descontrol de las cuentas de los clubes y los incumplimientos en materia de seguridad deportiva
Los veedores designados por Servini de Cubría para supervisar el destino del dinero que la AFA recibe del gobierno ponen al frente el descontrol de las cuentas de los clubes y los incumplimientos en materia de seguridad deportiva
Hugo Alconada Mon
A. Casar González
(0)
13 de agosto de 2015  

El cuestionamiento del control de la AFA sobre la economía de los clubes y el incumplimiento de las normas de seguridad en espectáculos deportivos son los puntos más oscuros que los veedores designados por la jueza María Servini de Cubría para supervisar el destino de los fondos que la AFA recibe del Fútbol para Todos descubrieron durante su primer mes de trabajo, según reconstruyó la nacion sobre la base de los testimonios coincidentes de quienes accedieron al primer informe que llegó a la Justicia durante los últimos días.

A estos ejes de investigación se les suman tres más. El primero, el retraso en la implementación del sistema AFA Plus; el segundo, la forma y el monto de comercialización de los derechos de TV del fútbol argentino al exterior, a cargo de Torneos, por $ 40 millones. Y el último eje es el contrato de Iveco como único sponsor del Fútbol para Todos.

Los cinco ítems, en los que se trabajará en los próximos meses, figuran en el primer informe entregado por los veedores que designó Servini de Cubría: los contadores Alicia López y Horacio Della Rocca y el abogado Alberto Piotti.

Otro de los puntos que llamaron la atención fueron los préstamos solicitados por la AFA entre 2009 y 2015. Por eso, se libraron pedidos de información a las dos entidades con las que la institución de la calle Viamonte tiene planes crediticios: los bancos Credicoop y Nación. Los investigadores buscan averiguar si el otorgamiento de esos préstamos se realizó contra alguna garantía relacionada con el Fútbol para Todos (FPT).

El primer mes de trabajo, al menos, también les sirvió a los veedores para enterarse de que la AFA paga la cuota del crédito con el Banco Nación con los ingresos del FPT. Destinó $ 10,5 millones de los $ 111,6 correspondientes a la partida de julio girada por la Jefatura de Gabinete para hacer frente al compromiso de ese mes. Algo similar ocurrió con el Credicoop. Es potestad del cuerpo de veedores acceder al detalle del tráfico de los fondos del Estado.

En ese contexto, la primera medida que tomaron los veedores fue requerir que la AFA abriera una cuenta corriente en el Banco Nación para recibir allí el dinero del Fútbol para Todos. Desde el 3 de julio, la AFA recibe el flujo de dinero en la cuenta corriente 54485/34 de la casa central de aquella entidad bancaria.

En rigor, los controles financieros a los clubes no son un tema nuevo en el manejo del dinero que le ingresa a la AFA por los derechos televisivos. Pero la disyuntiva ahora para los veedores es verificar si se pusieron en práctica. La primera adenda (agregado, en la jerga legal) del contrato entre la entidad que regula el fútbol argentino y la Jefatura de Gabinete (que firmó el 7 de diciembre de 2011 el entonces ministro coordinador, Aníbal Fernández) requiere que la AFA audite a los clubes para controlar que cumplan con sus obligaciones, como impone el artículo quinto del estatuto.

A la luz de esa imposición, los clubes deberían tipificar los ingresos y egresos relacionados con el fútbol profesional, someter el presupuesto a un control permanente de la AFA, tener los presupuestos aprobados y cumplirlos (bajo apercibimiento de la pérdida de la categoría) e invertir en obras de utilidad deportiva o cultural la eventual ganancia por los derechos televisivos.

Este primer informe, al margen de mencionar cinco aspectos a investigar, se enfoca básicamente en los números de los clubes porque el "fortalecimiento económico" de las entidades deportivas era uno de los objetivos centrales de FPT. El otro era el acceso universal a los partidos, sin importar la ubicación geográfica. A juzgar por los balances, sin embargo, la meta financiera no se cumplió: sólo entre agosto de 2009 y fines de 2013, los pasivos de los clubes crecieron un 150%, y pasaron de $ 977,4 millones a $ 2444,9 millones.

Los veedores también se preguntan si a partir de diciembre de 2011, cuando la AFA (en teoría) implementó los controles económicos, los clubes respondieron a los requisitos informativos de la entidad madre. La respuesta, se supone, aparecerá en los próximos informes.

Por otro lado, la profundización del estudio del contrato con Iveco responde a las sospechas que dejó entrever el informe de la Auditoría General de la Nación, que su momento objetó las formas y los términos del acuerdo. En julio, los veedores se reunieron dos veces con Leandro Despouy, presidente de la AGN.

La jueza desplazó a los peritos de la Corte por supuesta inacción

Luego de ocho meses sin novedades sobre el peritaje contable sobre toda la documentación allanada en las sedes de los clubes de fútbol y la AFA en 2014, la jueza María Servini de Cubría resolvió desplazar de la investigación al cuerpo de expertos de la Corte Suprema que debía encargarse del trabajo. Ahora, los documentos quedarán a disposición de los tres veedores judiciales que intentan analizar la ruta de los fondos del Fútbol para Todos. Servini, de hecho, ya había dispuesto el traslado de la documentación recolectada en 2014 desde la sede del Cuerpo de Peritos Contadores Oficiales, en Bartolomé Mitre 718. "Ya habían suspendido a los peritos. Ahora los desligaron por completo", contó una fuente tribunalicia. Y agregó: "Tal como estaba prevista originalmente, el peritaje contable no se hace más. Sólo se incorporan todos los documentos allanados a la tarea de los veedores". En todo 2015, la AFA recibirá $ 1440 millones de la Jefatura de Gabinete en concepto de pago por derechos televisivos.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.