Naoya Inoue hacia arriba, y las reglas, hacia abajo

Inoue al ataque, Donaire lo sufre
Inoue al ataque, Donaire lo sufre Fuente: AFP
Osvaldo Principi
(0)
8 de noviembre de 2019  • 23:59

El japonés Naoya Inoue, de 26 años, ganador de sus 19 peleas, con 16 KO y poseedor de tres coronas mundiales en pesos diferentes, revitalizó este jueves en Saitoma la credibilidad y expectativas que las "Superpeleas" de boxeo profesional deben tener tras el anodino y desilusionante combate en el cual Saúl "Canelo" Alvarez, de México, noqueó al ruso Sergei Kovalev, el sábado pasado en Las Vegas.

El pugilismo de alto consumo necesitaba, en modo inmediato, de un suceso. Y la irrupción de una figura íntegra y cautivante como la de Inoue lo justificó.

Inoue, a quién conocimos muy bien cuando terminó con la carrera del chubutense Omar Narvaéz, noqueándolo sin inmutarse en diciembre de 2014, tuvo tres complementos ideales que cooperaron en su eyección hacia lo máximo. Ellos fueron: un rival ideal como el filipino Nonito Donaire, un veterano jerarquizado y dispuesto a ganar en todo en momento; un despliegue periodístico masivo y de consumo universal pese a ser un duelo entre dos asiáticos, y el mantenimiento de pasajes excitantes y dramáticos en cada una de sus últimas defensas. Su victoria por puntos sobre Donaire no sólo determinó la retención de su corona gallo (AMB-FIB), sino también su inclusión en un lugar excluyente en la bolsa de valores boxísticos.

Donaire también le llegó al invicto japonés Inoue
Donaire también le llegó al invicto japonés Inoue Fuente: AP

Acopió en su pelea más popular todo aquello que "Canelo" Alvarez desactivó en su cotejo más promocionado y comercial. Y esto marca las grandes diferencias entre un boxeador sanguíneo y ascendente con un divo del ring extremadamente materialista calculador.

Inoue reactivó las emociones que "Canelo" estancó la última semana. Japón está preparando un muy buen campeón, simple y de 19 victorias consecutivas (16 KO), que todavía no tocó su techo.

El disloque de las reglas

La Asociación Mundial de Boxeo (AMB) propondrá al Comité Olímpico Internacional (COI) la inclusión de boxeadores profesionales en los próximos Juegos de Tokio 2020. Este tema fue tratado en la Convención Anual que se está llevando a cabo en China y es totalmente opuesto y contradictorio al principio que el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), otra de las entidades rectoras, fijó en Cancún, analizando suspender a los pugilistas rentados que compitan contra atletas amateurs.

Esta puja de intereses y lógicas no le aporta absolutamente nada al COI en derredor a la próxima puja de Tokio 2020. Todo sigue igual, tan opaco y mediocre como cuando la AIBA, ente excluido de la fiscalización de estas competencias por sospechas de corrupción, formaba parte de todo esto.

En cuanto a la imposibilidad de aplicar sus propias reglas en Las Vegas en los campeonatos mundiales femeninos, el venezolano Gilberto Mendoza (h), presidente de la AMB, declaró a LA NACION: "La pelea entre las estaounidenses Seniesa Estrada y Marlen Esparza se hizo con rounds de 3 minutos de duración porque las boxeadoras aceptaron las condiciones impuestas por Comisión Atlética de Nevada. Las reglas de la AMB indican que una mujer combate 2 minutos por asalto, pero ese acuerdo particular fue aceptado por nuestro Comité. Las peleas titulares de las damas siguen siendo a 10 rounds de 2 minutos. Esto es oficial".

El sentido común invitaba a hacer todo lo contrario. A no sancionar como oficial este cotejo que Estrada ganó por puntos por el mundial interino de los moscas. La pregunta final es: ¿tiene fuerza una organización internacional para frenar los intereses representados por los capitales del espectáculo, tal el caso de Las Vegas? No, definitivamente no.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.