Delfina Pignatiello, la chica a la que ni el Olimpia de Oro le evita despertarse a las 5