Olave fue el máximo responsable de la falta de gol en Córdoba

Enrique Vivanco
(0)
5 de diciembre de 2016  

CÓRDOBA.- Se prolonga el mal momento en Belgrano. Tras perder en las semifinales de la Copa Argentina con Rosario Central, una sumatoria de flojos desempeños y el empate sin goles ante Temperley de ayer vuelve a poner de mal humor a su gente, que todavía no lo ha visto ganar en este torneo en el estadio Mario Kempes.

Con casi nulos recursos ofensivos, sin poder quebrar la resistencia del equipo "gasolero", la actitud del local fue la de llevar con insistencia la pelota hacia adelante, pero sin ninguna coordinación ni ideas. No apareció Matías Suárez, su hombre más dúctil, y sin él Belgrano no tuvo otra alternativa para generar juego.

Temperley, que la pasó mal con un cabezazo de Aveldaño y un remate de media distancia de Farré, pudo haber anotado por un disparo de Fernández que atajó Olave, y tuvo la gran chance de desequilibrar cuando el arquero local le atajó un penal a Colzera, tras una falta de Bieler a Ríos.

Desde ese momento, a los 10 minutos del segundo tiempo, los dirigidos por Leonardo Madelón le dieron más intensidad a su propuesta, que siguió adoleciendo de creatividad. Su técnico apeló a los cambios, e hizo ingresar a Bolatti para tener mejor traslado en el medio y a Pereyra, para ser más incisivo en el ataque. Pero nada cambio. Todo fue muy tumultuoso, de principio a fin, facilitándole el trabajo a Bogino y a Bojanich, los dos grandotes que sacaron todo lo que llegó a su área, ayudados por una elogiable labor colectiva que dejó pocos espacios de maniobra a los adversarios, sin renunciar también a algún contragolpe que pudiera llevarlo al triunfo.

El 0 a 0 fue justo. Premió el esfuerzo y la concentración de Temperley, que no recurrió a malas artes para defenderse. Y castiga a un Belgrano que parece haber perdido el rumbo, que no encuentra el gol, que no gana y que sufre cada vez más el enojo de sus hinchas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.