Piña, el gran líder que contagió a todo el plantel con su ejemplo

Lucas Piña, un sinónimo de humildad y entrega, fue el símbolo de CUBA: "Es un orgullo ser el capitán de estos jugadores"
Hernando De Cillia
(0)
27 de octubre de 2013  

Los festejos se desataban frente a la tribuna principal del CASI, entre una marea de hinchas con los colores azul y negro. Entre cientos de simpatizantes universitarios se elevaba la figura del gran capitán, en andas de sus compañeros y amigos.

La gente de CUBA no lo podía creer: otra vez campeón era el grito sagrado y tantas veces postergado. Entre festejos y abrazos que no paraba de recibir, el capitán comentó: "Esto es lo más lindo que nos podía pasar. No sólo por el campeonato, sino porque este título tuvo bases muy fuertes de trabajo en los últimos 3 años, con el convencimiento de que lo que hacíamos era el camino que nos iba a llevar más lejos. Desde que jugamos la Reubicación en el 2011 (le ganaron la final a Lomas 20-15) todo lo que hicimos hasta acá fue para crecer".

Piña es el tercero de una numerosa familia de 8 hermanos, compuesta por 4 mujeres y 4 varones. Debutó en la primera del equipo de Villa de Mayo en 2009, en una tercera línea que integró con Pablo Acuña y Manuel Crego Bonhome, para nunca más dejar la titularidad.

La capitanía siempre fue una ilusión para él, y quiso el destino que su primer try fuera ante San Fernando, el mismo día en que se retiraba el capitán, Gonzalo Begino. La cinta la recibió en 2012, luego de dos años a cargo de Agustín Martínez Mosquera, para consolidarse como líder y guía de un equipo que quería romper la sequía de 43 años sin títulos. Lucas así lo definió: "Hubo una certeza absoluta en la semana y no había ninguna posibilidad de que CUBA no saliera campeón de esta cancha". Con respecto a las sensaciones de ser el capitán, comentó: "Este es el mejor equipo del mundo, y es un orgullo ser el capitán de estos jugadores".

Uno de los más emocionados en el festejo era Santiago Tsin, el try-man de 2012 que, por razones laborales, dejó el equipo esta temporada. El hooker también destacó a Piña: "Lucas es un referente, un sinónimo de humildad, sacrificio y entrega, un tipo que siempre tuvo en su destino sacar campeón a CUBA y hoy lo cumplió".

Joaquín Uriarte era otro de los que estaba como un chico. El ex segunda línea y entrenador de CUBA comentó: "Siento una gran alegría por algo que tardó nada menos que 43 años. Hubo tanto trabajo organizado que la verdad este equipo se mereció lo que logró". El que también fuera capitán de CUBA destacó a Piña: "Es un jugador equilibrado, que trabajó mucho para preparase en esta función. Supo cómo hablarle a los rivales y cómo manejarse con el referí. Es un jugador que maduró y creció con el tiempo".

Lucas Maguire, tercera línea universitario, también se refirió a su compañero de pack: "Lucas es el mejor capitán que pudimos tener. Nos guió para poder jugar una final como ésta y no traicionar nuestro juego".

Con la misma humildad que muestra en Villa de Mayo enseñándoles a los más chicos, Piña festejaba con la copa en sus manos. El capitán, para cerrar una tarde inolvidable, no quiso olvidarse de Alberto Dumas: "Fue el que me trajo a este club y el que me enseñó a vivir y sentir la pasión que significa jugar en CUBA".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.