Polo: La Esquina les dio una lección de practicidad a los chicos de La Chavita

Crédito: Sergio Llamera
Rodolfo Chisleanschi
(0)
13 de abril de 2019  • 23:09

La amargura del pibe Bartolito Castagnola era como mínimo igual de elocuente que las ganas de festejar del ya experimentado Francisco Bensadón. A uno le pesaba el tropiezo pero tanto o más el mal juego, suyo y de todo su equipo. El otro había frenado su caballo en el momento que escuchó la campana del final para elevar la vista al cielo y así poder durante unos segundos disfrutar en su interior la satisfacción de ganar un título de los importantes.

La Esquina, el conjunto que lideran el propio Bensadón y el español Pascual Sáinz de Vicuña acababa de derrotar 13-9 y sin atenuantes a La Chavita La Natividad en la final del muy tradicional torneo Copa República Argentina y las sensaciones no eran muy diferentes a las que depara un partido decisivo en cualquier deporte, pero quizás por la diferencia de edad de varios de sus protagonistas las expresiones parecían más marcadas, sin que quedara lugar para el disimulo.

"Hicimos todo mal, todo al revés, no nos salió nada. Estoy muy caliente", decía el hijo mayor del Lolo Castagnola mientras esperaba con paciencia la entrega de premios, con más ganas de irse a su casa y olvidar cuanto antes el mal trago que de subir al podio. "Cualquier copa que gane la festejo porque puede ser la última, pero la República Argentina es increíble porque el hándicap la hace muy especial. Si el Abierto se jugara así las cosas cambiarían de una manera abismal", afirmaba un exultante Pancho Bensadón.

En la hora y media anterior, La Esquina le había dado toda una lección de practicidad a los chicos de La Chavita. "Nos planteamos jugar el polo de antes, el de pegar y correr, y nos salió perfecto", explicaba Sáinz de Vicuña, quien se convirtió en bicampeón del trofeo, ya que lo había ganado en 2012. "Ya les había pasado algo parecido en Dubai. Todavía les cuesta cambiar un ritmo de partido que no les conviene", analizaba a su vez un amargado Lolo Castagnola: "Me llena de orgullo que los pibes lleguen solos a la final de un torneo con este prestigio... pero yo quería ganarla".

La final de uno de los torneos con más pedigrí del país (se disputa desde 1929), jugada en la cancha 2 de Palermo, recorrió un sentido único. La Esquina demoró menos de medio chukker en jugar los dos goles de desventaja con los que arrancó el encuentro y solo tuvo un momento de zozobra en el cuarto período, con 7-6 en el marcador. Pero el mayor de los hermanos Castagnola falló dos penales al hilo y cualquier posibilidad de reacción quedó anulada.

El campeón hizo sentir las diferencias en cada aspecto del juego. Desde la solidez defensiva hasta la eficacia en los penales de Isidro Strada, pasando por la velocidad de la caballada y la resistencia psicofísica para sostener hasta el final la dureza de un torneo que por sus características obliga a los equipos con hándicap más alto a jugar sin desmayo del primero al último chukker. De hecho, La Esquina llegó a dar 10 goles de ventaja en el primer partido.

"Hay que aprender de estas derrotas, no queda otra", era el consuelo postpartido del Jeta Castagnola, el talentoso delantero de La Chavita, que junto a su hermano y su padre se habían dado el gusto de levantar el mismo trofeo hace dos años. El ejemplo familiar es a su vez el objetivo a medio plazo que se plantea Bensadón: "Lo que más ganas tengo es de jugar con mis hijos. Ahora me voy a descansar durante unos días a la montaña y ahí habrá tiempo para pensar en cómo lo hacemos".

Más que nunca, la definición del República Argentina se convirtió en un choque de generaciones, y en esta ocasión se impuso la veteranía. Festejaron los mayores, se marcharon con la bronca a cuestas los pibes, aunque como dice papá Lolo: "Se van a levantar pronto. Hoy no salió nada y nos ganaron bien. Pero tienen 16 años y todas las experiencias sirven para ir creciendo".

La ficha del partido

La Esquina: Pascual Sáinz de Vicuña, 6; Isidro Strada, 7; Francisco Bensadón, 7; Tomás Rueda, 4. Total: 24.

La Chavita La Natividad: Camilo Castagnola, 6; Franco Veronesi, 4; Bartolomé Castagnola (h), 7; Matías Machado, 5. Total: 22.

Goleadores de La Esquina: Strada 6 (4 de penal); Bensadón, 4 y Sáinz de Vicuña, 3.

Goleadores de La Chavita (+2): B. Castagnola, 5; C. Castagnola, 1 y Machado, 1.

Jueces: Guillermo Villanueva (h) y Martín Pascual. Árbitro: Marcos Panelo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.