Día de la bandera: la historia detrás del casco de Adolfo Cambiaso

Cambiaso con su característico casco celeste y blanco
Cambiaso con su característico casco celeste y blanco Fuente: AFP - Crédito: Daniel Garcia
Claudio Cerviño
(0)
20 de junio de 2019  • 14:20

Se celebra el Día de la Bandera y surgen miles de historias relacionadas con los colores patrios. En todos los ámbitos, incluido el deporte. Y Adolfo Cambiaso , el mejor polista del mundo, tiene la suya a partir de uno de los elementos esenciales para la práctica de su disciplina: el casco protector.

Hoy con 44 años y 15 veces ganador del Abierto de Palermo , el torneo más importante del mundo, Cambiaso juega en el alto handicap argentino desde 1992, habiendo debutado en Ellerstina, club con el que conquistó el Argentino Abierto en tres oportunidades: 1994, 1997 y 1998. Ya en el año 2000, se fue del equipo para asumir un desafío propio con su club: La Dolfina. Por esos años, Cambiaso lucía un casco gris, el que lo había acompañado en casi una década. Con La Dolfina , llegó a las finales de Palermo de 2000 y 2001, perdiendo con Indios Chapaleufú II y con Indios Chapaleufú, respectivamente. Pero el 2002 llegaría con cambios.

La Dolfina, equipo que Adolfito compartía con Bartolomé Castagnola y los hermanos Sebastián y Juan Ignacio Merlos, estrenaría camiseta nueva con los colores de un club de fútbol: Nueva Chicago. Una relación que se profundizó desde las simpatías de los Castagnola con el club de Mataderos. Pero no sería esa la única novedad: en ese 2002, Adolfito luciría un casco diferente. El mismo en realidad, pero con otros colores. Esta versión llevaba la bandera argentina. Un casco que mantiene al día de hoy y que también lucen sus hijos, Poroto y Mía, cada vez que entran en una cancha.

Cambiaso con casco gris en la final de Palermo del 2001
Cambiaso con casco gris en la final de Palermo del 2001 Fuente: LA NACION - Crédito: Imágen de TV

Pero, ¿cómo se dio el cambio en ese casco y por qué la bandera argentina? Cambiaso estaba jugando la temporada de polo británica con el equipo de Dubai en 2002 y paralelamente se desarrollaba el Mundial de Corea y Japón. Fue un Mundial de fútbol traumático para la Argentina, ya que había llegado con muchas ilusiones bajo la conducción de Marcelo Bielsa y se fue eliminado en la primera rueda. En medio del fracaso, en Inglaterra, que había sido uno de los verdugos argentinos en el Mundial, abundaban las ironías y las cargadas. Los ingleses se tomaban revancha de las eliminaciones en México 1986 (con la Mano de Dios incluida) y la de Francia 1998 (por penales). Y Cambiaso estaba que volaba de bronca.

La historia del casco

El casco argentino

01:00
Video

"¿El casco de Argentina? Estaba jugando en Inglaterra, era la época de los Mundiales, en el 2002, y nos criticaban. Y yo pensaba: Hay que hacer algo distinto. Yo soy argentino, tenemos que hacer algo con el tema del casco y llevarlo con orgullo. Y un día me levanté y dije: ¿por qué no ponemos una bandera argentina?"

Se pusieron manos a la obra de inmediato. "Un amigo me pintó el casco, me gustó y así quedó. La verdad es que se hizo medio como marca registrada", reflexiona Cambiaso. Desde entonces luce ese casco y como detalle habrá que agregar que en ese 2002 La Dolfina empezó a modificar su destino: ganó el primero de sus 12 Abiertos de Palermo. En rigor, salvo en 2004, nunca más faltó a una final del torneo. Como Cambiaso.

Los Cambiaso, Poroto y Adolfito, con el casco argentino
Los Cambiaso, Poroto y Adolfito, con el casco argentino Crédito: Sergio Llamera

Su mujer, María Vázquez, también explica en un video sobre cómo es Cambiaso: "Adolfito está orgulloso de ser argentino. Conserva sus costumbres, es un buen tipo y de convicciones muy firmes. Sigue estando con su misma gente, con la gente de trabajo, con sus caballos, con la naturaleza, con el verde, con un fardo, un mate, y así se traslada por el mundo".

Cambiaso y los colores argentinos. Una marca registrada en el deporte argentino desde 2002.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.