Rafael Nadal íntimo, después de ganar su 12° Roland Garros: "Toqué fondo, me cansé de sufrir dolor"

Con la copa de los Mosqueteros
Con la copa de los Mosqueteros Fuente: Reuters
(0)
12 de junio de 2019  • 16:44

Después de su 12° trofeo conseguido en Roland Garros , el último domingo al vencer a Dominic Thiem, a Rafael Nadal se le ve muy feliz y relajado. Ya con 33 años, el dominio del español en el torneo sobre polvo de ladrillo más valioso del mundo es abrumador e impactante. Sin embargo, hasta no hace mucho tiempo al propio Rafa lo había invadido la incertidumbre, una vez más, por dificultades físicas. Hoy disfruta de su 18° título de Grand Slam, está a solamente dos del suizo Roger Federer, pero lo hace después de un período más difícil de lo que muchos se imaginan. En medio de la celebración y antes de empezar a entrenarse para Wimbledon, el tercer grande de la temporada, que comenzará el lunes 1° de julio, brindó una entrevista en el diario EL PAÍS, de España, donde se refirió a sus fortalezas y también a sus temores.

Cómo se veía Nadal hace un mes y medio. "No me veía en esta situación actual, pero si seguí adelante fue porque creía que podía llegar a estar hasta aquí, porque de lo contrario hubiese tomado otro camino. Hay momentos en los que hay que tomar decisiones y todos saben lo que me ha ocurrido en los 18 últimos meses. Si al tema de la rodilla, que me ha ido dando problemas, le vamos sumando todos los extras que me han ido pasando, son demasiadas cosas. En un momento dado, uno va tirando hacia adelante, pero llega un punto en el que tocas fondo, porque es frustrante no tener la capacidad de entrenarse ni de competir lo que uno necesita para estar al nivel necesario".

Qué magnitud tuvo su bloqueo mental. "Después de Indian Wells (no se presentó a las semifinales frente a Roger Federer por sufrir una lesión en la rodilla derecha) tuve un bajón importante y dentro de mi cabeza había varias alternativas. Una de ellas era parar durante una temporada para ver si se me regeneraba un poquito el cuerpo y dejábamos de ir de lesión en lesión; la otra era seguir adelante, pero había que hacerlo con otra dinámica, porque había entrado en una espiral negativa y no veía la luz".

Las 12 conquistas de Nadal en París
Las 12 conquistas de Nadal en París Fuente: Reuters

El punto más crítico. "Necesitaba un cambio de chip y eso no se produce de cero a cien. Aquella noche en Barcelona, después de ganarle a Leo Mayer como le gané (por la segunda ronda, en tres sets, jugando mal), toqué fondo. Entonces me prometí que hasta aquí había llegado: me dije que iba a estar con la actitud y la energía adecuadas, aceptando los problemas para poder competir bien en la gira de tierra. Para mí jugar en Madrid, Barcelona, Roma o Roland Garros es la parte más bonita del año, y desde esa promesa que me hice a mí mismo, avancé. He conseguido hacer de ese proceso lo que yo visualizaba, valorando las pequeñas mejoras de cada día. A partir de ahí se ha conseguido llegar a un nivel muy alto. Fui dando pasos importantes desde que jugué contra Thiem en Barcelona y luego di el definitivo en Roma".

Carlos Moya, su entrenador, dijo que nunca lo había visto tan caído de ánimo. "Estaba con pocas ganas, porque otra vez tenía otra pequeña roturita en el tendón de la rodilla y eso supuso otro tratamiento, dejar de jugar tres semanas. Después tuve que empezar otra vez poco a poco, pero con dolor, porque esa es la realidad. Y no es que te pase eso y empieces como si nada, perfecto, no. Jugaba con dolor y eso es complicado. Yo nunca me cansé de sufrir en lo tenístico, en la pista, pero llega un momento en el que uno está cansado de sufrir cosas continuadas. Al final, llega un momento en el que tener dolor es mucha carga. Y cuando digo esto hablo más allá de la vida deportiva, hablo de la vida real. Tener dolor continuamente es duro. Uno va acumulando dolor, dolor y dolor durante muchos meses, y si encima cuando te recuperas de una entras en otra. Pasé un momento anímico bajo".

Cómo logra superar las situaciones más adversas. "No lo sé. Lo que yo creo es que ni cuando gano todo es increíble, ni cuando pierdo todo es nefasto. Emocionalmente soy una persona más o menos estable, con momentos mejores y peores, claro, pero no soy de ir ni muy hacia arriba ni muy hacia abajo. Estoy en un término medio que me ayuda habitualmente a aceptar las cosas negativas que van ocurriendo y también las positivas".

Rafa Nadal en su cancha preferida: la central de Roland Garros
Rafa Nadal en su cancha preferida: la central de Roland Garros Fuente: AFP

Sobre si sus fanáticos están preparados para verlo perder más de la cuenta. "Yo creo que sí, siempre habrá campeones, o eso espero. Supongo que sí lo estarán, y si no lo están se van a acostumbrar. A los mejores de la historia, en cualquier faceta, les llega su día, como me llegará a mí. Conmigo ha habido varias veces que parecía que iba a llegar, y al final no ha llegado. Sigo aquí. Cuando llegue el momento llegará, y la gente lo aceptará al igual que lo ha aceptado con todos".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.