Era titular, se lesionó, quedó como suplente y definió el Top 12 para el SIC con una obra maestra

Con la camiseta 22, a los 22 años, Joaquín Lamas está por definir la temporada del rugby de Buenos Aires: su drop en el tiempo extra decretará el 22-19 en la final contra Belgrano.
Con la camiseta 22, a los 22 años, Joaquín Lamas está por definir la temporada del rugby de Buenos Aires: su drop en el tiempo extra decretará el 22-19 en la final contra Belgrano. Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Andrés Vázquez
(0)
6 de octubre de 2019  • 10:06

Esa sangre que le corre por todo el cuerpo, más roja y caliente que nunca, revienta en un grito y en abrazos al aire, pretendiendo llegar a todo el mundo para invitarlo al festejo. En esa explosión de Joaquín Lamas está la síntesis de un épico 22-19 de San Isidro Club sobre Belgrano en la final del Top 12 de la URBA y la locura de los 3000 zanjeros que coparon territorio enemigo: la Catedral.

Cuando SIC peor la pasaba ante Belgrano, Paco Lamas mostró que la sensibilidad de su derecha no tiene amnesia en los momentos calientes: clavó un drop épico desde más de 22 metros que lo transformó en la estrella de la final. "Increíble. Nunca imaginé que entraría, porque la pelota llegó para la izquiera y tuve que perfilarme para la derecha. Salió un bananazo hermoso", comentó, eufórico, el apertura de 22 años.

En gran parte de la etapa clasificatoria. Joaquín fue el 10 del SIC, pero a raíz de una lesión muscular perdió el puesto a manos de Tomás Granella. "Somos 30 jugadores que tiran para el mismo lado. La competencia es sana y nos fortalece", comentó quien entró a los 15 minutos del segundo tiempo por el mendocino y selló el triunfo a los 7 de la prórroga.

La maestría de su ejecución fue un déjà vu de aquella de Benjamín Madero en tiempo extra en la consagración ante Alumni en 2011. "Cuando Benja clavó ese drop en La Plata yo estaba en la tribuna. Tenía 15 años, y lo viví muy loco. No quiero pensar qué se les pasó los hinchas por la cabeza cuando pateé", cerró el héroe del SIC.

La euforia que provoca una definición como soñada: sus compañeros corren a abrazar a Lamas, el héroe del partido, de la final, del campeonato.
La euforia que provoca una definición como soñada: sus compañeros corren a abrazar a Lamas, el héroe del partido, de la final, del campeonato. Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.