Expulsiones y cancelaciones: un Mundial de rugby con cosas del fútbol

Lavanini, tackle alto y expulsión a los 17 minutos de un crucial partido con Inglaterra
Lavanini, tackle alto y expulsión a los 17 minutos de un crucial partido con Inglaterra Fuente: AFP
Jorge Búsico
(0)
16 de octubre de 2019  • 23:59

La Copa del Mundo que se está desarrollando en Japón quedará signada por dos acontecimientos: es la primera vez que se cancelan partidos y nunca antes se habían registrado tantas expulsiones. Estas situaciones abrieron las puertas a un escenario al que el rugby no estaba tan acostumbrado: el de las suspicacias. Y también a otro no deseado: el de la comparación con el fútbol. El rugby es un deporte que cada vez más llega a mayor cantidad de países, pero aún no puede calificárselo de universal. Sin embargo, el profesionalismo empieza a generar las grietas que trae la abundancia de dinero. Ya no es una enseñanza perder: ahora hay que ganar porque existe mucho en juego.

Se sabía desde que Japón ganó la sede que las fechas fijadas para el Mundial de rugby 2019 coincidían con épocas de tifones. Al respecto, se elaboró un reglamento -por primera vez en las 9 ediciones- por si a un partido lo afectaba un fenómeno natural. Si hay un deporte en el que casi nunca se suspende un partido es el rugby, pero nunca se había enfrentado a este tipo de inconvenientes. En ese reglamento no se preveía cambiar el día de un encuentro: se cancelaba, con un empate con 2 puntos para cada uno. Si se había producido el kick-off se suspendía con el resultado de ese momento o con otro empate, de acuerdo con la cantidad de minutos jugados. Todas las Uniones firmaron esa resolución que, por cierto, era inusual y que podía generar algún cambio drástico y no lógico en la clasificación. Ejemplo: si el tifón 18, que se anunció pero no llegó, hubiese afectado la realización del test Francia-Estados Unidos, los Pumas tenían chances de clasificarse incluso perdiendo con Inglaterra.

Las imágenes del tifón Hagibis, que obligó a la cancelación de 3 partidos y desató polémicas
Las imágenes del tifón Hagibis, que obligó a la cancelación de 3 partidos y desató polémicas Fuente: AP

El tifón 19, el Hagibis, que ya dejó un saldo de 68 muertos y decenas de heridos y desaparecidos, llegó el sábado con la fuerza que se esperaba. Se cancelaron tres partidos (Inglaterra-Francia, Nueva Zelanda-Italia y Namibia-Canadá). En los dos primeros hubo quejas: por un lado que ingleses y franceses llegaban a los cuartos de final con una semana más de descanso -más la suspicacia: ¿y qué pasaba si alguno de los dos necesitaba el triunfo?- y por el otro, el capitán italiano, Sergio Parisse, ironizando: "Quizá si los All Blacks necesitaban ganar con bonus hubiesen encontrado otra solución". La contracara fueron los canadienses, ayudando a los japoneses a reconstruir sus calles y sus casas tras del desastre que generó el paso de Hagibis.

Pero el punto más candente fue previo al duelo decisivo entre Japón y Escocia, cuya concreción estuvo en duda hasta horas antes. Atajándose a una posible cancelación, la Unión de Escocia, una de las fundadoras de la entidad madre del rugby, anunció que en ese caso iniciaría un juicio contra la organización y la World Rugby. Esta contestó en términos similares. Algo insólito en la historia de este deporte. Luego, Japón ganó en la cancha de manera sobresaliente.

Japón ingresando al Captains Run en Yokohama: agua por todos lados producto de la llegada del tifón
Japón ingresando al Captains Run en Yokohama: agua por todos lados producto de la llegada del tifón Crédito: AP

Lo de los arbitrajes es algo parecido a lo que vemos casi diariamente en el fútbol. En la primera rueda hubo 7 expulsiones. En las ocho anteriores ediciones se registraron 17 en total. En Japón, de las 7, sólo dos fueron a equipos del Tier 1 (Lavanini, de la Argentina, y Aki, de Irlanda). Está muy claro que hay diferencias serias de criterio en la que aquí fue la infracción sobre la que más se puso la lupa: el tackle alto. Es elogiable la decisión de cuidar la salud de los jugadores por encima de cualquier otra cosa, pero no siempre se utiliza el mismo rigor a la hora de las tarjetas.

Hay ahí una fuerte interna Norte-Sur. Europa maneja el arbitraje. John Jeffrey, exala de Escocia, es el director de los árbitros en la WR, mientras que el irlandés Alain Rolland es el gerente de esa área. Desde la Sanzaar, especialmente de Nueva Zelanda, quisieron cambiarlo, y hay quienes ven la mano de Rolland en algunos fallos que han perjudicado, por ejemplo, a la Argentina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.