Gonzalo Camacho, la vuelta de un gladiador