La final desde dentro: los capitanes de SIC y Belgrano palpitan la definición del Top 12

Marcos Borghi (SIC), Francisco Ferronato (Belgrano) y el césped de La Catedral, el escenario más ilustre del rugby argentino.
Marcos Borghi (SIC), Francisco Ferronato (Belgrano) y el césped de La Catedral, el escenario más ilustre del rugby argentino. Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Andrés Vázquez
Agustín Monguillot
(0)
4 de octubre de 2019  • 07:29

La copa está ahí, reluciente y solitaria sobre el césped de la Catedral. Suele ser codiciada. No es el caso en este día. Siente en carne propia un desprecio momentáneo: el de las ganas reprimidas. Ni Marcos Borghi, el capitán de San Isidro Club, ni Francisco Ferronato, el de Belgrano Athletic, quieren tocarla. Juran que no son supersticiosos, pero se excusan en las cábalas y esas cuestiones de la fortuna, que trascienden la confianza y las ganas de hacer suyo el trofeo. Son conscientes de que están a 80 minutos de la gloria y este sábado, a partir de las 15.40, dejarán todo por levantar la copa como campeón del Top 12 de la URBA, en la cancha más emblemática del rugby argentino: la del Club Atlético de San Isidro.

"Yo, por ahora, prefiero mirarla", lanza, rompiendo el hielo de la entrevista para LA NACION, Francisco. "Ni loco la toco. Me aguanto las ganas hasta sábado", replica, sonriente, Marcos. Para ambos, ya se está jugando la final.

-¿Por qué sus equipos están en la final del Top 12?

Borghi: -Desde que empezó el año nos propusimos respetar el estilo de juego físico, tanto en defensa como en ataque, que siempre caracterizó a los planteles del SIC. Ese principio como bandera nos ayudó a mantener la regularidad y obtener los resultados por los que hoy estamos en la final.

Ferronato: -El objetivo de todos los equipos es que su mejor versión se vea en los playoffs. No sé si el rendimiento con Hindú [25 a 20 en la segunda semifinal] fue el mejor del año, pero sí que en la segunda rueda se vio esa mejor versión, cuando estábamos fuera de los cuatro primeros puestos y venía una seguidilla de partidos con todos los de arriba. Superamos a todos en el juego y ese era nuestro objetivo, el resultado.

-¿Qué destacan del rival?

Ferronato: -Es un equipo equilibrado, que tiene un buen pack, muy buenos tres cuartos y buena obtención. Es muy intenso tanto en ataque como en defensa. Impone un rigor físico importante. Claramente fue el mejor de la etapa regular. Es un gran equipo, muy serio.

Borghi: -Belgrano juega muy bien, tiene un pack muy firme que logra mucha obtención. Nosotros debemos aguantar su potencia física y sobrellevar el desgaste que ello demande para hacer valer el resto físico que nos da la juventud. Tenemos un pack mucho más liviano y, si somos inteligentes, podemos lastimarlos. Mucho va a depender de la batalla física y el aguante.

Marcos Borghi, el capitán de San Isidro Club, en la cancha de CASI, su máximo rival.
Marcos Borghi, el capitán de San Isidro Club, en la cancha de CASI, su máximo rival. Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

-Por lo hecho en la etapa regular, ¿le cabe al SIC el rótulo de favorito?

Borghi: -Todo lo que hicimos durante el año es anecdótico. La final es una historia diferente y tenemos 80 minutos para comprobar si valió la pena o no terminar primero la rueda clasificatoria. No existe el margen de error: es a todo o nada.

-Belgrano tiene varios jugadores que salieron campeones en 2016. ¿Es un plus?

Ferronato: -La experiencia sirve y suma. Pero si no se la tiene, no resta. Es tan simple como eso. No creo que tengamos una ventaja. Cada final es distinta.

-¿Juega en favor del SIC tener un plantel tan joven?

Borghi: -Obviamente, al ser un equipo joven, energía y hambre de gloria sobran. Eso puede ser un plus si no nos desenfocamos de nuestras formas y no nos dejamos llevar por los nervios. Porque es ahí, en lo mental, donde la falta de experiencia puede jugar negativamente.

-¿Qué temen del adversario?

Ferronato: -El volumen de juego y la intensidad que le ponen al contacto.

Borghi: -El fuerte scrum de Belgrano es un punto por tener cuenta. Pero no debemos sentirnos inferiores ni subestimar el nuestro; por algo se nos considera el segundo equipo del Top 12 en ese rubro, detrás de ellos. No tengo dudas de que la final otorgará un lindo duelo de scrums y que mucho de lo que pase ahí será determinante.

-Marcos, ¿sienten presión por devolver al SIC el protagonismo máximo que durante siete temporadas seguidas se le negó?

Borghi: -El SIC es un club que tiene mucha historia y siempre demanda protagonismo. Sin embargo, esta camada nunca se propuso un objetivo por presión. Si hoy estamos por jugar una final después de ocho años, ocurre porque tuvimos como premisa trabajar en la semana y disfrutar cada partido. Estamos muy orgullosos del laburo y contentos de que haya pagado.

-Francisco, ¿cómo describirías esa cultura que lleva a Belgrano a mantenerse como protagonista desde hace una década?

Ferronato: -Atrás del juego tiene que haber un perfil de rugbier que pretendemos: un tipo humilde, que tenga empatía con el compañero y convicción en el plan de juego, que se autoexija y que sea sacrificado. Nuestro rugby precisa de ese tipo de jugador y valores. Sin eso, no se puede tener tantas aspiraciones deportivas.

Francisco Ferronato, el capitán de Belgrano, que intentará repetir la coronación de 2016.
Francisco Ferronato, el capitán de Belgrano, que intentará repetir la coronación de 2016. Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

-¿Lo logrado por Hindú en los tiempos recientes opaca lo que consiguieron ustedes?

Ferronato: -Sí. Si hacés una tabla de los equipos que llegaron a playoffs en los últimos 10 años, verás que Belgrano se repite mucho. Obvio que el que más se repite es Hindú, pero después debemos de estar nosotros [Belgrano llegó a los playoffs ocho veces en esas diez temporadas]. Lo de ellos es distinto porque están llenos de títulos; nosotros ganamos solamente en 2016.

-Marcos, ¿cómo influye en la mentalidad del grupo la posibilidad de ser campeones en la cancha del CASI, el archirrival del SIC?

Borghi: -Por ahora es algo extra y anecdótico respecto al objetivo principal. Nosotros estamos mentalizados en ser campeones, en devolver al club el protagonismo que merece. Después habrá tiempo para el folklore y la creatividad de los hinchas.

-¿Qué implicaría un título para el SiC?

Borghi: -Somos una camada de jugadores que desde hace años, primero como hinchas y ahora como integrantes del plantel superior, estamos esperando este momento. Sería muy lindo salir campeones y entrar a la historia grande del club después de algunos años de sufrimientos.

-¿Y qué sería para Belgrano?

Ferronato: -Se podría verlo como la revalidación del proyecto. Insisto: nosotros tenemos objetivos de rendimiento y no tanto de resultado. Obviamente, queremos salir campeones, pero no podemos decir que fue un mal año si no se nos da el sábado. Hay que ver cómo hicimos las cosas, los medios que usamos para tal fin, y en ese sentido hay satisfacción. Ganar sería una reválida. Llegar es muy difícil, pero mantenerse es aun más difícil.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.