Los Pumas sufrieron ante los Springboks, que les dio una paliza y es el campeón del Rugby Championship

The Rugby Championship
  • 13
Argentina

Argentina

  • 46
South Africa

South Africa

Alejo Miranda
(0)
10 de agosto de 2019  • 19:03

SALTA.- El llamado de atención que fue el mal desempeño en Australia se convirtió en una alarma que sonó fuerte a 42 días y un partido del Mundial. La derrota 46-13 ante los Springboks fue la segunda peor derrota ante ese equipo en el Rugby Championship , un resultado que desnuda un rendimiento endeble, con falencias graves en aspectos básicos del juego como el cuidado de la pelota, las formaciones fijas y la disciplina. Más preocupa el temple del equipo, que al contrario de la forma que había presentado recientemente en el Súper Rugby, falló en situaciones clave y hasta en un momento pareció entregarse.

Sólo el infausto 73-13 de 2013 en Soweto fue más amplio. Los Springboks, con solidez y sin estridencias, construyeron la victoria ladrillo a ladrillo y conquistaron así el Rugby Championship por primera vez desde que en 2012 se sumó la Argentina. En el Tri-Nations, el último había sido 10 años atrás. Además, se trató de la octava derrota consecutiva para la Argentina en partidos oficiales, que iguala la peor racha con las de 1919/1936, 2013 y 2014.

Sólo queda la revancha ante Sudáfrica el próximo sábado en Pretoria más un amistoso ante Randwick, un club de Sydney, antes del debut en Japón 2019, el 21 de septiembre ante Francia. Devolverles la confianza a sus jugadores es la primera misión del entrenador Mario Ledesma.

En el Padre Martearena, repleto con 22.000 espectadores y bajo un sol que propició condiciones ideales para jugar al rugby, los Pumas fallaron en cuestiones esenciales. Las oportunidades desperdiciadas, un karma que en Jaguares parecía exorcizado, reapareció con más fuerza que nunca. Pérdidas de pelota en el contacto o pases mal concebidos frustraron al menos siete situaciones claras de try. Los penales en el scrum le dieron aire en el marcador que infló de confianza a los sudafricanos.

Es cierto que los Pumas mostraron algunas variantes que exigen máxima precisión y son de alto riesgo que no salieron, como jugar con pases planos de cara a la defensa. Pero ante esta falencia, tampoco supieron (o no quisieron) hacer el ajuste y refugiarse en un juego más conservador.

Individualmente, vale destacar algunos chispazos de Nicolás Sánchez , algo mejor que en los dos partidos anteriores, y la enjundia de Marcos Kremer y Pablo Matera. Además, es para valorar el regreso de Benjamín Urdapilleta tras seis años y el de Gonzalo Bertranou tras una larga lesión.

El arranque de los Pumas invitaba a la ilusión. Una jugada con el sello de este equipo en su versión buena. Ataque de varias fases y dos intervenciones decisivas de Sánchez, primero para quebrar la defensa y, tras reciclar, para asistir brillantemente con el pie a Cordero, que a los 2 minutos apoyaba el primer try.

Al rato vino otra buena jugada, con mucha continuidad y paciencia, para avanzar varios metros y cruzar la línea de 22 rival. Sin embargo, una pérdida en el contacto, la primera de muchas que se sucederían, propició la contra sudafricana. En un instante a defender con la soga al cuello. Tras un penal, la acción terminó en try de maul sudafricano.

Desde ese momento (12 minutos del primer tiempo), el ímpeto pasó del lado sudafricano. La defensa argentina no claudicó, pero entre que se repitieron los errores de manejo, algo de indisciplina y, muy especialmente, un abrumador dominio del scrum, trasladó esa leve superioridad al marcador. Dos de los cuatro penales que acertó Pollard en la primera fueron por infracciones en esa formación, lo mismo que originó el try del mismo apretura. Suficiente para una ventaja de 24-13.

Al inicio del segundo tiempo, luego de regalar tres puntos en la primera acción por un penal infantil, los Pumas tuvieron cuatro situaciones consecutivas de line-out en 5 yardas, pero no pudieron ni con el maul ni por afuera y se fueron con las manos vacías. De hecho, los diez minutos con un jugador de más por la amonestación a De Klerk terminaron con cinco puntos en contra por el try de Pollard. Dos avances, ocho puntos. Casi sin conseguir quiebres, Sudáfrica ganaba 32-13.

El primer try de Pollard, una de las figuras de Sudáfrica
El primer try de Pollard, una de las figuras de Sudáfrica Fuente: AP

Con el partido sentenciado aunque faltaban 30 minutos, los Pumas bajaron los brazos.No sin antes desperdiciar otro ataque franco, empezaron a aparecer los agujeros en la defensa argentina, que Sudáfrica, agrandado, capitalizó. Así, terminó floreándose y festejando el ansiado título.

Ledesma sacó conclusiones del partido: "Pudimos ver como estaba Bertranou y Benja (Urdapilleta) y seguir dándole minutos a los que estaba afuera. Fue más desafiante de lo que esperábamos amalgamar a los que estaban en el exterior. Creo que Nico (Sánchez) tiene que volver a conducir, quizá no está en su mejor forma".

Sobre el partido que cerrará la preparación de la Argentina, justamente ante Sudáfrica, el entrenador opinó: "Imagino que ellos van a rotar igual que nosotros. Hay que encontrar las soluciones en la cancha más rápido".

En cuanto al secrum, reflexionó: "Los referís están condicionados, vienen con una idea sobre cómo entran unos y otros y están como esperando esa foto. Lo único que nos queda es trabajar. Nueva Zelanda está irreconocible, pero debe ser por la etapa en la que está, antes del Mundial, y Australia tiene un equipazo, solo necesita que se alineen los planetas".

Para Ledesma, el cierre del Rugby Championship no fue traumático. "Si uno se guía por el resultado el balance no puede ser positivo; perder en el país por tanta diferencia no es lindo, pero fue una buena semana de trabajo".

El try de los Pumas

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.