Mario Ledesma y Pepe Sánchez: la inédita reunión entre el rugby y el básquetbol

Ledesma y Sánchez, en el nuevo predio de Bahía Basket; dos referentes que piensan a largo plazo
Ledesma y Sánchez, en el nuevo predio de Bahía Basket; dos referentes que piensan a largo plazo Crédito: Flickr UAR
Alejo Miranda
(0)
17 de mayo de 2019  • 00:01

Cuando el rugby y el básquetbol unen fuerzas, son mucho más que dos deportes los que salen beneficiados. Especialmente cuando quienes están al frente de la iniciativa son Mario Ledesma y Juan Ignacio "Pepe" Sánchez, cuyas miradas exceden por mucho lo que ocurre en los rectángulos de juego. El entrenador de los Pumas y el fundador de Bahía Basket realizaron una serie de encuentros en los que compartieron conocimiento específico de sus disciplinas con el fin de nutrirse uno del otro. La resultante de esa unión de fuerzas es mayor que la suma de las partes.

"El objetivo fue repensar lo que estamos haciendo. Repensar situaciones, hacer el ejercicio de hacerse las preguntas correctas", sintetizó Sánchez. "Es algo de lo que vengo hablando desde que volví al país con [Juan Sebastián] Verón, Agustín Pichot, Eduardo Novillo Astrada. El año pasado fui a ver un entrenamiento de Mario y Nico [Fernández Miranda] y quedamos en hacer estos encuentros de polinización cruzada. El alto rendimiento es transversal a todo deporte. Hay herramientas mentales y emocionales comunes a todos y se produce una mezcla genial. En el deporte siempre estamos hablando entre nosotros con los mismos. Se crece más cuando se puede tomar cosas de los otros", añadió el excampeón olímpico de básquetbol.

La sinergia fue inmediata y a partir de aquel primer encuentro fue creciendo hasta materializarse en un cónclave gestado por Martín Mackey, director deportivo de Bahía Basket y expreparador físico de los Pumas y exdirector de alto rendimiento de la UAR. ¿Y qué tienen en común el rugby y el básquetbol? "Coincidimos en ser ambidiestros: agregarles la parte de métodos y sistemas a las características de los argentinos, como creatividad, resiliencia y esfuerzo. Queremos sacar del escenario la épica. Formar equipos competitivos que estén en posición de ganar consistentemente y no equipos de batacazos", respondió Ledesma.

"Pepe nos habló de transmitir con simplicidad la complejidad del juego. Él siempre dice que el juego manda; todo se reduce a tiempo y espacio. Es todo cuestión de destrezas y claridad de los roles. Nuestra misión como entrenadores es facilitar al jugador la toma de decisiones. Me parece que en los clubes de la Argentina estábamos sobrecomplicando las cosas. Tenemos que hacer una escuela del rugby argentino. Definir qué queremos y cómo desarrollar eso, para que cuando los chicos lleguen a niveles competitivos ya lo traigan desde la cuna", estableció el exhooker.

¿Y qué aprendió Sánchez del rugby? "Me llamó la atención cómo construyeron en Jaguares y Pumas una cultura y una identidad propias. Cómo resuelven situaciones ante distintos estímulos. A veces es difícil comparar la inmediatez en el deporte con situaciones del mundo real", destacó el exbase.

El encuentro, en el que participaron otros integrantes de los staffs respectivos, como asistentes técnicos, directores deportivos y médicos, se realizó en el flamante Dow Center, un complejo de alto rendimiento que recientemente inauguró Sánchez en Bahía Blanca, digno del primer mundo, desarrollado plenamente con fondos privados y elocuente de la capacidad de gestión del exintegrante de la Generación Dorada. "Una de las grandes motivaciones con que se construyó este lugar es hacer este tipo de cosas transversales. Siempre lo vi en otros lugares, sobre todo en la universidad de Temple, donde se entrenan juntos deportistas de distintas disciplinas. Genera mucha riqueza ver cómo lidian con la presión, cómo se entrenan, qué hábitos tienen", contó Sánchez.

Se trata de un centro de entrenamiento de elite donde vive el plantel de Bahía Basket, dotado de gimnasios de performance y de fitness, una cancha de básquetbol que se transforma en estadio para 4000 personas, espacios de gastronomía y salas de capacitación, de reuniones, de co-working, de estudio, de creatividad y de meditación. "Es para que viva el atleta de elite, pero también está abierto a la comunidad", explicó Pepe desde la capital nacional de su deporte. "Al atleta se lo aísla del día tras día y después nos preguntamos por qué reacciona como reacciona. Hacemos muy bien algo, en este caso un deporte, pero somos personas comunes y corrientes. Diferentes en su disciplina, pero iguales a todos en el resto. Acá conviven con gente común. Es necesario tener un contacto y salir del espacio egocéntrico que imponemos al atleta", agregó.

Sánchez, campeón en Atenas 2004, estudió en la Universidad de Temple, fue el primer argentino en jugar en la NBA y también actuó en Barcelona y Real Madrid, entre otros clubes de Europa. Ledesma fue partícipe en el tercer puesto del Mundial 2007; jugó y dirigió en Francia, y fue entrenador asistente del seleccionado de Australia. Los dos mamaron otras culturas y saben lo que es ganar, pero escapan del exitismo. Y coinciden en que su función los obliga a ir más allá del deporte y a comprometerse socialmente.

"Si el chico está bien en su vida personal va a desempeñarse mejor en el deporte", afirmó Ledesma, que está cambiando el rugby argentino desde la cúpula hasta sus raíces. "El deporte tiene un rol social, sea la pelota ovalada, naranja o de fútbol. [Pablo] Aimar también está yendo a ese lado. No se trata solo de alcanzar un resultado. Si hay un propósito, valores y una cultura definida, los jugadores no sólo se sienten fuertes en esa cultura, sino que además se forman como personas. Cuantos más deportes y actores empiecen a pensar así, más se va a generar una sinergia positiva para toda la sociedad. Nosotros empezamos por nuestro metro cuadrado: hacer lo que decimos, transmitir valores y que eso se derrame hacia abajo. Pero lo que va a correr la coma es el fútbol. Si el fútbol se sube a este tren realmente va a tener un impacto muy importante", se entusiasmó el responsable de los Pumas.

También el polo

Pepe se prende a la idea de una NBA de los caballos

Los tentáculos de Pepe Sánchez se extendieron también hacia una tercera disciplina: tuvo reuniones con Eduardo Novillo Astrada, el presidente de la Asociación Argentina de Polo. "Estamos laburando con ellos en desarrollar el contenido de su deporte y sistematizarlo. Ordenar el conocimiento y hacerlo accesible. Va a ayudar al crecimiento. Me enganché con la idea de hacer una NBA del polo y exportarlo al mundo", opinó sobre la creación de la Xtreme Polo League.

Que la esencia no se altere

Novillo Astrada, que está impulsando cambios profundos en el polo, se identificó con el mensaje de Sánchez: "Coincidimos en que la esencia del deporte nunca tiene que cambiar, pero todo lo que suceda alrededor para hacerlo más atractivo va a ayudar un montón".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.