Rugby: sin Nacional de Clubes ni Torneo del Interior, asoma una buena noticia en la vuelta de las competencias

Buenos Aires-Champagnat, en un duelo de 2019. Los torneos locales cobrarán todavía más valor en 2021.
Buenos Aires-Champagnat, en un duelo de 2019. Los torneos locales cobrarán todavía más valor en 2021. Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Alejo Miranda
(0)
20 de febrero de 2021  • 12:36

El Torneo del Interior y el Nacional son las víctimas más recientes de la pandemia en el rugby. No habrá competencias de clubes organizadas por laUAR este año. Las crisis, así y todo, pueden servir para revalorizar algunos principios en la medida en que estén bien gestionadas. El resurgimiento de los torneos locales puede ser uno de ellos.

Dentro del deporte, el rugby ha sido una de las disciplinas más afectadas dado a que su naturaleza es contraria al principio del "distanciamiento". En la Argentina esto se magnificó por su carácter periférico: no hubo actividad local en todo 2020, se suspendió el Super Rugby, se disolvieron los Jaguares, se redujo el calendario de los Pumas... El viernes, el presidente de la Unión Argentina de Rugby (UAR) Marcelo Rodríguez anunció a través de una entrevista con FM Millennium que se cancelaban los torneos del Interior y Nacional de Clubes por 2021. La temporada comenzará con torneos locales (Tucumán, Salta y Santiago del Estero, por ejemplo) y se apunta a disputar, en la segunda mitad de año, los certámenes regionales (NOA, Litoral, Centro, etc.).

"La competencia regional involucra a una mayor cantidad de jugadores que la competencia nacional, por eso en 2021 pensamos prescindir del Nacional de Clubes y del Torneo del Interior y poner más foco en lo regional", dijo Rodríguez. "Las Uniones están haciendo planificaciones con respecto a lo que puede ser sus inicios de competencia según lo que rige en cada jurisdicción. El foco central está puesto en que a mitad de año podamos competir a nivel regional, porque entendemos que levanta mucho el nivel competitivo de los clubes y además derrama, porque cuando va a jugar el plantel superior [por la Primera] no va solo, sino que lo acompaña la Intermedia y también juveniles".

Vale aclarar que la UAR se hace cargo de la logística cuando los equipos deben trasladarse a otra localidad en los certámenes regionales. En los casos del Torneo del Interior y Nacional de Clubes, además, los organiza y comercializa. Las razones de esta determinación son sanitarias y de calendario, pero también económicas.

Luego de un año de parálisis casi total, los clubes se preparan a retomar la competencia en breve. El desafío es grande, ya que la parálisis dejó secuelas en sus arcas y provocó una deserción de jugadores, que en algunos casos alcanza el 30%, según la estimación de dirigentes del interior con que habló LA NACION.

Cómo será el regreso

El regreso se producirá a través de certámenes locales, que habían quedado relegados a partir de la regionalización del rugby. Por ejemplo, el certamen de la Unión de Rugby de Rosario no se juega desde 1999, año en que el Jockey Club salió campeón en todas las categorías. Tucumán sí mantuvo su versión local, aunque reducido y ya venía bregando por ampliarla aun antes del coronavirus.

"Estamos en una franca recuperación de clubes y cantidad de jugadores, recuperar el movimiento interno de todas las secuelas que nos dejó la pandemia. Esto nos da la posibilidad de reflotar las competencias locales, que para nosotros es más prioritario que el Torneo del Interior", dijo a LA NACION Héctor Corbalán Costilla, presidente de la Unión de Tucumán. "Vamos a reflotar muchísimos valores que en el Torneo del Interior se nos iban, como compartir un tercer tiempo, que la Primera División no quede separada del resto del plantel y organizar encuentros de todo el día desde M-14 hasta el plantel superior."

El festejo del SIC en CASI, en el ya lejano último torneo de la URBA. El club de San Isidro fue el campeón de 2019.
El festejo del SIC en CASI, en el ya lejano último torneo de la URBA. El club de San Isidro fue el campeón de 2019. Crédito: Rodrigo Néspolo

Los torneos regionales en general elevan la competitividad de los clubes más tradicionales de cada ciudad, pero les quita prevalencia a los más chicos que quedan relegados, sobre todo de ciudades periféricas, al punto de dejarlos al borde de la extinción en algunos casos. La revitalización de los certámenes locales, entonces, puede ser un efecto colateral positivo de la pandemia.

Queda el interrogante de cuándo volverán a jugarse el Torneo del Interior y el Nacional de Clubes. Desde las uniones y la UAR se mostraron confiados en que esto ocurra no bien las condiciones sanitarias lo permitan. Más intrigante es saber cómo se reconfigurarán. Para 2020, el Nacional estaba pactado a jugarse en dos fechas: semifinales y final. Si este resurgimiento del rugby local impulsa a que se prolongue más allá de la pandemia, necesariamente los torneos regionales y/o el Torneo del Interior deberán ceder fechas en un calendario acotado, que ya se deglutió al Argentino de Uniones, torneo que las provincias todavía luchan por reflotar.

Por el momento, vale festejar que vuelva el rugby. Después de la tormenta siempre sale el sol. Y a veces propicia nuevos brotes.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.