Patagonia Run: un ultra a la carta

Marcelo Regalado
(0)
29 de abril de 2016  • 23:30

(SAN MARTÍN DE LOS ANDES).- Por séptimo año consecutivo, se corrió Patagonia Run. Una de las Ultra trail de montaña más importantes de América Latina, que otorga puntos para la clasificación del Ultra Trail du Mont Blanc, una de las carreras ícono del trail running mundial, además de puntos para la Western States Endurance Run.

San Martín de los Andes volvió a albergar esta carrera non-stop, que recorre caminos, senderos de montaña, cruza arroyos, en el maravilloso bosque andino patagónico, que nos sorprende en todo momento con paisajes impactantes, sobre todo en época otoñal, con los fuertes verdes de los cipreses, contrastando con los amarillos de los álamos y el rojo anaranjado de las lengas y cohihues. Una época aún propicia para el trail, antes del frío y las nevadas invernales.

Todo este entorno, hace de San Martín de los Andes una ciudad más que ideal para la práctica del deporte de montaña. Montarse en una bici, un par de esquís o sólo un par de piernas bien entrenadas, como en este caso, para recorrer las 6 distancias que nos da a elegir esta carrera: 130, 100, 70, 42, 21 o 10 km. Distancias para todos los gustos, una carrera a la carta. Para que nadie quede con la excusa de no participar y perderse esta maravilla.

La distancia estrella son los 130 km, que en esta edición largó desde el centro de la ciudad, Plaza San Martín, a las 19.30, todos con las frontales encendidas, ya que quedan pocos minutos de luz natural, antes de internarse en la oscuridad de los sinuosos senderos de montaña. Una noche muy negra, fría e interminable, 11 horas de oscuridad, recorrieron hasta las 8 de la mañana que comenzó a aclarar el día muy nublado.

Una noche peleando con el sueño, el frío y las historias que se escuchaban. Alguien comentaba que rondaban jabalíes persiguiendo corredores. Otro, que en uno de los puestos habían visto huellas de un puma de un tamaño intimidante. Todo esto hacía aumentar más la adrenalina y la velocidad de los corredores, con los ojos bien abiertos y atentos a todo lo que pasaba a los cuatro costados.

Un corredor chileno contó aterrado, que se encontró de frente, en medio de la noche, con dos luces, dos ojos de frente, bastante cerca. Se le paralizó el corazón. Levantó la cabeza para iluminar con la frontal y ¡sorpresa! Era solo la mirada triste de una vaca sorprendida por tantas luces moverse en medio de la noche.

Esto fue sólo el principio de una durísima carrera, con puestos de asistencia durante todo el recorrido con todo lo necesario para reponer energías. Sopas, empanadas, pizzas, café, además de toda la hidratación y gomitas, membrillo, salados, frutas secas, etc.

Otro gran desafío, fue llegando al km 90 con muchas horas recorridas, encontrarse con una áspera trepada de varios kilómetros, ¡mortal!

Algo distintivo en estas carreras de montaña, es la gran camaradería entre corredores, a diferencia de las carreras de calle, hay un gran nivel de conexión. Conexión entre esta especie, los corredores de trail y la naturaleza, alejado de el ruido y el humo de la gran ciudad, sólo uno con sus piernas, el impulso que los lleva a moverse alentados por compañeros circunstanciales y el placer que se siente al recorrer esos lugares únicos de la Patagonia.

Finalmente la meta tan esperada. Sergio Trecamán fue el primero en cruzar la meta, con 15h45m08, a más de una hora del segundo, Luis Trujillo. El resto de los corredores siguieron llegando hasta las 22.45, momento del corte. Un promedio de 22 horas de carrera, algunos corriendo más de 27 horas, trepando y caminando por los senderos, parando sólo unos minutos a hidratarse y alimentarse.

Dolor en todo el cuerpo, raspones por caídas, uñas negras, ampollas, nada que no se cure en unos días, pero el recuerdo de esta gran batalla con la montaña, quedará para toda la vida y para contar y volver a contar, unas cuantas veces. O, mejor dicho, más que una batalla es una tregua que la naturaleza nos proporciona para estar cerca, bien cerca, de ella.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.