Turismo aventura: El Origen 2016

Un infógrafo de La Nación cuenta desde adentro la sexta edición de la carrera que que se realiza en Villa La Angostura, en un circuito de 100 km
Marcelo Regalado
(0)
6 de abril de 2016  • 17:49

(VILLA LA ANGOSTURA).- La aventura comienza cuando llegamos a Bariloche y vemos 4 gigantes: 4 Boeing C-17 Globemaster III. Inmóviles moles verdes, estacionados en una pista lateral, miraban a cada pasajero y curioso que pasara cerca. Desde lejos se advertía su presencia. Llegamos un par de días previos a la visita de Obama y nos encontramos con un aeropuerto custodiado, muy seguro.

Salimos del aeropuerto y nos da en la cara esa brisa fresca que viene del Nahuel Huapi y nos libera de la contaminación y el estrés de la ciudad y nos va oxigenando para la carrera.

La carrera: día 1, Villa La Angostura-Cerro Bayo-Río Correntoso-Lago Espejo

Llegamos a la largada con un día con 3°C, cielo despejadísimo y un gran ambiente en la largada.

Largamos en la zona del mercado, cerca de la Ruta 40. Lo distintivo de este tramo, además de lo hermoso del recorrido y las impresionantes vistas por valles, senderos y pedreros, fue el fortísimo viento con ceniza volcánica que soplaba en los filos del Cerro Bayo. Estaba tan fuerte y frío, que las cenizas llegaban a raspar la piel, lo que hacía necesario el uso de los anteojos para proteger los ojos y campera que cubren los brazos.

Otra sorpresa fue que al llegar al km 10, nos esperaba una picada con cerveza, unos pocos valientes, se le animaron a la cerveza, pero la picada vino bien para recuperar algo de las sales y proteinas perdidas durante este tramo.

La llegada del grupo de 50Km fue sobre el puente del río Correntoso, famoso por la pesca con mosca y los corredores de 100, siguieron hasta lago Espejo donde los esperaba un gran plato caliente de pastas a la bolognesa, a la orilla del lago.

Día 2: Bahía Manzano-Cerro O Connors-Río Bonito-Bahía Manzano

Otro día buenísimo, 4°C y sol a pleno. Comenzamos desde la playa de Puerto Manzano, con la arenga de un grupo de rugbiers de Banco Nación, de 50 años de promedio, que corrieron alentando y motivando al resto de los corredores durante los tres días de carrera.

En esta etapa, después de subir por senderos y valles, llegamos al filo del O Connor, y lo que había sido un gran viento el día anterior, se multiplicó y fue durísimo cruzar este tramo con un viento con ceniza muy semejante a una tormenta de arena en pleno desierto.

Después de bajar, pasar por un puente bastante elevado, donde algunos no se animaron a subir y se mojaron en el río, otros cruzaron en cuatro patas, llegamos al río Bonito. Avanzamos unos cientos de metros por entre las rocas muy resbaladizas, con varias caídas y empapadas en el agua fría.

Por fin luego de un sendero por el bosque y un costering entre arena y piedras llegamos a la meta. Segundo tramo, adentro.

Día 3: Bahía Brava, de Quetrihué-Bahía Brava-Camping Inacayal

El clima nos sigue acompañando con un día espectacular de sol. Largamos y, a 200 metros, comienza el sendero por la península de Quetrihué con una escalera, alguien por ahí dice que tiene 470 escalones, con algunos descansos, hasta llegar a la parte más alta y comenzar con el camino muy sinuoso y ondulante, con muchas subidas y bajadas suaves, lo que lo hace muy rápido y amigable para correr.

Rodeado de bosque y llegando a la punta de la península y mágico bosque de arrayanes, con sus troncos llamativos y anaranjados.

Esta etapa, con muy poco desnivel, comparada con las otras, sólo 900 metros, terminó en el camping Inacayal de la UBA, después de un par de kilómetros de costering y una subida final, antes del pique final de 100 metros para cruzar el arco. Misión cumplida!

El sentimiento que nos queda de esta carrera, es el de una carrera con cientos de amigos, todos empujando para adelante. Una gran familia compartiendo la pasión por el trail, en la que uno se siente acompañado en todo momento y que puede disfrutar a pleno todos los servicios que brinda y las sopresas en cada puesto de hidratación, y las sorprendentes vistas durante el recorrido.

Una carrera carrera de otoño, pero con la alegría de la primavera.

Una carrera para no perderse.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.