Schumy y Ferrari tiñeron el campeonato de rojo

Con otra victoria del flamante tricampeón mundial, el equipo de Maranello se adjudicó la Copa de Constructores
(0)
23 de octubre de 2000  

SEPANG,Malasia (DPA).- Las presiones estaban lejos de las pistas. El título de pilotos ya estaba en poder de Michael Schumacher y con apenas un puñado de puntos el otro campeonato, el de constructores, quedaba en poder de Ferrari. Finalmente, la fiesta preparada por los integrantes del equipo de Maranello tomó cuerpo y la celebración fue total con la victoria del tricampeón mundial en el GP de Malasia, por la última fecha del certamen de Fórmula 1.

Con cánticos de alegría, ríos de champán y pelucas rojas, cantando y riendo, el campeón Michael Schumacher gozó al máximo su victoria al teñir de rojo los boxes del flamante circuito malayo.

Dos semanas después de conquistar su primer título con Ferrari, el piloto alemán convirtió también al cavallino rampante campeón entre los equipos. Ferrari precisaba tres puntos en la 17a y última carrera de la temporada para asegurarse el décimo título.

La alegría no fue sólo de Schumacher, ya que el otro piloto del team italiano, el brasileño Rubens Barrichello, también subió al podio al adjusicarse el tercer lugar de la competencia.

Schumacher cruzó la línea de llegada tras 1h35m54s235/1000 de carrera y festejó su triunfo número 44 en la máxima categoría del automovilismo mundial. Ferrari defendió soberanamente la Copa de Constructores con 170 puntos, delante de McLaren-Mercedes, con 152, y BMW-Williams, 36.

Ante 85.000 espectadores en el lujoso circuito de Sepang, Schumacher se vio acosado hasta el último segundo por el McLaren-Mercedes del escocés David Coulthard, que tras un deportivo duelo sobre 55 vueltas y 310,408 kilómetros recorridos, tuvo que darse por vencido por sólo 732 milésimas.

Pese a la pequeña diferencia, Coulthard pareció contar con un auto potente como para seguirlo, pero no para poder superarlo.

Cuarto, detrás del brasileño Barrichello (a 18s444/1000) fue el destronado campeón mundial finlandés Mika Hakkinen, en el McLaren-Mercedes.

Hakkinen se había adueñado de la primera posición al superar a Schumacher en la largada, pero antes de que el semáforo se apagara el McLaren, que mostraba por última vez el número 1, se había movido, por lo que penalizó en los boxes con diez segundos de detención.

Junto con todo el equipo Ferrari en Malasia, los tifosi festejaron por todo lo alto en Maranello. Al igual que hace dos semanas, el cielo se tiñó de rojo en la ciudad italiana.

Schumy, Barrichello, todos los integrantes de Ferrari y hasta algunos miembros de equipos rivales, se mostraron divertidos con unas pelucas rojas. Y los dos pilotos del team italiano se presentaron en la conferencia de prensa con esos adornos.

El triple campeón mundial Schumacher tuvo que darlo también todo antes de asegurarse su cuarto triunfo en serie. Una excelente salida y un furioso final recompensaron al piloto germano con la corona de la "clase reina".

El argentino Gastón Mazzacane (Minardi) completó su primera temporada en la Fórmula 1 con un abandono a sólo seis vueltas del final. El español Pedro de la Rosa (Arrows) y Nick Heidfeld (Prost-Peugeot) se tocaron en la primera vuelta de la carrera, mientras que el brasileño Pedro Paulo Diniz (Sauber) también desertó en el giro inicial.

El accidente más espectacular lo protagonizó el británico Johnny Herbert (se retiró de la F.1), que con su Jaguar se despistó contra un muro de protección al desajustarse el neumático trasero derecho.

La temporada 2000 bajó el telón y Michael Schumacher y Ferrari tiñeron de rojo a la Fórmula 1. El piloto conquistó su tercera cosecha personal. El legendario equipo italiano cortó 21 años de espera y decepciones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.