Solari le suelta la mano a parte del plantel en su cuenta regresiva como DT de Real Madrid

Un preocupado Santiago Solari
Un preocupado Santiago Solari Crédito: @Real Madrid
Claudio Mauri
(0)
9 de marzo de 2019  • 19:26

Los seis peores días en mucho tiempo de Real Madrid , con derrotas que lo dejaron afuera de la Champions League, Copa del Rey y relegado en LaLiga, dejaron una estela de incertidumbre y especulaciones que no se disipan. La continuidad de Santiago Solari está tan condicionada que en los corrillos del club se comenta que ni un triunfo de visitante contra Valladolid, este domingo, le serviría de salvoconducto para evitar ser despedido la semana próxima. Si bien muchos interpretan que parte de la solución es desprenderse del director técnico argentino, pocos tienen en claro cómo reemplazarlo. Uno de los candidatos, José Mourinho, está libre y manifestó que no tendría inconvenientes en empezar un segundo ciclo en el club. Un sector de la dirigencia quiere ver cómo les va a Mauricio Pochettino –ya estuvo en la mira para sustituir a Lopetegui– y Massimiliano Allegri en la Champions League. Tottenham está clasificado para cuartos de final y Juventus debe levantar en Turín un 0-2 frente a Atlético de Madrid.

Solari asistió a la conferencia de prensa del sábado con un retraso de una hora y cuarto, tras reunirse con el director general José Ángel Sánchez. Al Indiecito se le adivinó una tensión en el rostro mientras escuchaba las preguntas de los periodistas. Sigue defendiendo la privacidad de las conversaciones y contrapuntos que se dan dentro del vestuario, pero a diferencia de otras veces no blindó por completo a su plantel. Cuando lo consultaron sobre si todos los jugadores habían estado a la altura de los desafíos más recientes, Solari hizo una distinción: "La mayoría". Y agregó: "Los que no lo han estado, se los transmití personalmente". Otra consulta intentó ir un poco más allá sobre el tema, lo indagó sobre si hubo jugadores que lo defraudaron a nivel personal. Ahí Solari se plantó: "La pregunta había sido si los jugadores habían estado a la altura del escudo. Dije que la mayoría lo había estado, y los que no ya lo saben, pero de mi parte".

Solari repitió una frase de los días de su asunción, a principios de marzo, que ahora tiene otra resonancia y significado: "Todos estamos de paso. En un puesto como este, más aún".

El presidente Florentino Pérez acertó un pleno cuando eligió a Zinedine Zidane, que estaba a cargo del filial (Castilla), para reemplazar al despedido Rafa Benítez. Repitió la fórmula con Solari, que conducía al segundo equipo de la institución, pero los resultados son opuestos. El Indiecito no solo se fue quedando sin el respaldo de la conducción del club, sino que, según informa el diario El País, "la ruptura entre Solari y su plantel es total".

Uno de los focos de conflicto fue Isco, pieza importante durante la gestión de Zidane. Entre algunos actos de indisciplina y una desatención de su estado físico, el talentoso volante fue quedando relegado en la consideración del entrenador. Isco reconoció internamente que su proceder no había sido el correcto. Pero Solari todavía no lo indultó: "Las cuestiones disciplinarias las manejamos de manera interna. Lo deportivo es lo de siempre, no cambia, es así aquí y en todos los equipos. Para jugar hay que ponerse primero en forma física y luego agarrar la forma competitiva. Eso es inexorable".

Tras los triunfos del sábado del líder Barcelona (3-1 a Rayo Vallecano con un penal y una asistencia de Lionel Messi ) y del escolta Atlético de Madrid (1-0 a Leganés), el único objetivo de Real Madrid es al menos conservar el tercer puesto, que da plaza para la próxima Champions League. Quince puntos por debajo del Barça, visitará a un Valladolid que tiene al brasileño Ronaldo por presidente y está amenazado por del descenso tras obtener solo un punto de los últimos quince.

Tendrá bajas importantes para armar la formación: por lesiones están descartados Vinicius, Lucas Vázquez y Carvajal; suspendido figura Sergio Ramos, que en la medianoche de la eliminación contra Ajax tuvo un fuerte cruce verbal en el vestuario con el presidente Florentino. La discusión tuvo su punto de más rispidez cuando el capitán le espetó que si estaba disconforme que le pagara y se iba. En los días siguientes hubo otra conversación entre los protagonistas para apaciguar la crisis.

Con la pesada mochila de solo una victoria y cuatro derrotas en los últimos cinco encuentros, los escuálidos cuatro goles marcados en 450 minutos aumentan la nostalgia por Cristiano Ronaldo, a quien el presidente dejó ir con desdén, como si no hubiera marcado 450 tantos en 438 cotejos durante nueve años.

Poco más de cuatro meses duró Lopetegui en el banco. Su sucesor, Solari, no sobrevivirá mucho más.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?