Súper Rugby. Juan Leguizamón: "Si ganamos la batalla mental, tenemos nuestras chances"

Leguizamón, el histórico del Mundial 2007
Leguizamón, el histórico del Mundial 2007 Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
Juan Manuel Trenado
(0)
3 de julio de 2019  • 23:59

CHRISTCHURCH, Nueva Zelanda.- Después del retiro de Juan Martín Hernández el año pasado, quedó como el último sobreviviente de aquel glorioso Mundial de 2007. Así en los Pumas como en Jaguares , Juan Manuel Leguizamón es la resistencia, la imagen viva de la camada de jugadores que impulsó este presente y que tiene por delante un desafío inédito ante los Crusaders , por la final del Súper Rugby , este sábado a las 4.35 de la Argentina.

Leguizamón tiene 36 años e integra el plantel que Mario Ledesma designó para la preparación de cara al Rugby Championship y al Mundial de Japón. Es el jugador de mayor edad de todo el equipo, pero no por eso se puede decir que encaja en el perfil del hombre experimentado y sabio que educa a los más jóvenes. Al menos no parece querer que lo ubiquen en ese rol.

-¿Sos un poco el papá del grupo?

-Y. hay chicos muy chicos. De 19/20 años. Incluso los de 26 son chicos. Pero no creo que sea el papá, al contrario. Te diría que me pongo a la altura de ellos (se ríe). Quiero ser par de ellos.

-¿A esta edad te sentís liberado, lo disfrutás de otra manera?

-La verdad es que me está pasando desde que volví a la Argentina en 2015 para el comienzo del Súper Rugby. Empecé a vivir momentos muy lindos, a disfrutar cada vez más. Muchos dicen que por ahí es porque se está acercando el final de mi carrera. Tengo mi familia, que es todo, que hace que el disfrute sea más intenso. Amo estar donde estoy y hacer lo que hago.

-Los más jóvenes entran en el sistema en una situación ideal que no existía en tu época. ¿Hablás con ellos sobre cómo era antes?

-Sí, lo hablamos. De repente surgen preguntas. Evolucionó mucho todo. Tuvimos la suerte de que pasen cosas increíbles en el rugby argentino. Los chicos llegan de otra forma, muy preparados. Es muy positivo y yo estoy metido en el medio. Pero tampoco es que se los estoy marcando específicamente. Tengo la suerte de poder compartir cosas increíbles como la que vamos a vivir el sábado. Es muy lindo.

Crédito: Prensa/Jaguares

-Jugaste mucho tiempo en las dos expresiones más fuertes del rugby profesional, en Europa y en el Súper Rugby. ¿Qué se dice allá del este torneo?

-Todos saben que Súper Rugby es el torneo por excelencia. Todas las personas que están en el rugby quieren jugarlo al menos una temporada. Porque en Europa se sigue mucho el Súper Rugby. Les impresiona la velocidad con la que se juega, porque es muy diferente al rugby europeo. Personalmente siempre me volvió loco el Súper Rugby y a los europeos también. Saben que es la NBA del rugby. El show, la gente, el nivel de rugby. Se lo ve así. Tenemos la suerte de estar en el mejor torneo de rugby del mundo. Y vamos a jugar la final más importante que se puede jugar.

Listos para el duelo final

Esta temporada, Legui ingresó en 9 partidos (5 como titular). Jugó desde el inicio en las dos últimas fecha de la etapa regular, ante Sharks y Sunwolves, pero no entró en ninguno de los encuentros de eliminación directa (Chiefs y Brumbies). Aunque no se anunció de manera oficial, es un hecho su presencia en el banco de suplentes en la final con Crusaders. Está feliz -se nota-, y es uno de los que más agitan y contagian desde afuera.

-¿Van a repetir el pogo de ingreso acá en Christchurch, aunque sean visitantes?

-No lo hablamos todavía, pero yo creo que sí. Es algo que nos gustó mucho. Es más, creo que no lo tenemos que hablar. Porque no es algo forzado, es algo que sale del corazón. Hay un compromiso muy grande. Logramos vínculos importantes. Hay amor y otras palabras muy valiosas que definen a este grupo. Significa mucho estar juntos. Son cosas naturales. Se nos vinieron los cuartos de final encima y por lo que nos estábamos jugando, los de afuera sentimos que necesitábamos hacer algo para sumar a los 23 que entraban en la cancha. Se vivieron cosas muy intensas y le hizo bien a la parte anímica y espiritual a los que jugaban. Es importante detectar, en el momento en el que no sos parte de los que juegan, de qué manera podés ayudar.

-Sabés que es un partido que va a marcarlos. Habrá un antes y un después. ¿El resultado puede ayudar a que tomes decisiones sobre tu carrera?

-Faltan cuatro o cinco meses para que termine mi contrato y prefiero no pensar demasiado adelante. A mí no me gusta. Ante tantas cosas importantes que vivimos y que estamos viviendo, prefiero enfocarme en el presente. No me gusta mucho mirar para atrás ni para adelante. No quiero ocupar mi cabeza en eso. Hay cosas demasiado importantes. Quiero estar estos cuatro días al máximo.

-Crusaders es el mejor del mundo. ¿Qué tiene Jaguares para ganarle?

-Es diferente, son nada más que 80 minutos y somos 15 contra 15. Va a ser muy importante la parte mental. Ganar todas las carreras. Hay que conseguir victorias mínimas en cada aspecto y cada área. Crusaders es el último campeón, ha demostrado ser el mejor. Pero nosotros tenemos demasiada confianza y estamos muy comprometidos con lo que hacemos. Si ganamos la batalla mental, tenemos nuestras chances.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.