Australia puede ver una nueva líder: las seis jugadoras que buscan el número 1

La elasticidad de Pliskova, que podría saltar al tope desde el número 8
La elasticidad de Pliskova, que podría saltar al tope desde el número 8 Fuente: Reuters - Crédito: EDGAR SU
José Luis Domínguez
(0)
19 de enero de 2019  • 23:59

Simona Halep domina el circuito femenino y totaliza 62 semanas como número 1 del mundo. A los 27 años, la rumana acumula 18 títulos, uno de Grand Slam (Roland Garros 2018) y otras tres finales grandes. Alcanzó la cima por primera vez en 2017, pero se consolidó a partir del 26 de febrero pasado, y desde entonces suma 48 semanas seguidas en lo más alto. Tiene bastante mérito esa continuidad dentro de un circuito parejo y altamente competitivo. Ahora, ese liderazgo está en serio riesgo, con cinco jugadoras con fuertes chances de desplazar a la rumana. Una nómina que incluye a Naomi Osaka (4ª del ranking), Sloane Stephens (5ª), Petra Kvitova (6ª), Elina Svitolina (7ª) y Karolina Pliskova (8ª); todas dentro de un grupo muy ajustado en los números.

Antes de comenzar el primer Grand Slam de 2019 había once jugadoras con posibilidades de alcanzar la cima del tour. Esa cifra, lógicamente, empezó a reducirse con el torneo en marcha. Halep llegó al Abierto de Australia con muchas dudas: no ganaba un partido desde el torneo de Cincinnati, en agosto pasado, y una hernia de disco le hizo finalizar su temporada semanas después. En Melbourne dio un paso firme al derrotar en la tercera rueda por 6-2 y 6-3 a Venus Williams, una rival siempre compleja. Pero en los octavos de final la espera un desafío de alto riesgo: Serena Williams. Halep llegará a este encuentro con dos certezas: la primera, que sólo se asegurará el primer puesto si es campeona; luego, si pierde contra Serena, automáticamente cederá el número 1.

Simona Halep, la número 1 de la WTA desde febrero del año pasado
Simona Halep, la número 1 de la WTA desde febrero del año pasado Fuente: AFP - Crédito: PETER PARKS

Mientras, las posibles aspirantes al cetro empiezan a hacer cuentas. Stephens, Osaka y Kvitova necesitan por lo menos llegar a las semifinales; Svitolina y Pliskova deben alcanzar la final como mínimo y seguir otros resultados. De las nombradas, la única con experiencia como número 1 es Pliskova, con 8 semanas como líder.

Más allá de su inmensa trayectoria, a más de uno le resultará curioso que en esta nómina de posibles número 1 no esté Serena Williams, actualmente ubicada en el puesto 16°. La estadounidense, a los 37 años y con una hija pequeña –Alexis Olympia–, tiene un calendario reducido. Por la maternidad apenas disputó diez torneos en los últimos doce meses. Ganó su último torneo precisamente en el Abierto de Australia, en enero de 2017, cuando ya tenía un embarazo de casi dos meses; una hazaña que la propia Serena considera hoy una locura. El año pasado se quedó con las ganas de igualar el récord de 24 títulos de Grand Slams que ostenta Margaret Court, al perder las finales de Wimbledon y el US Open, incluido un escándalo contra Naomi Osaka por la que estuvo a punto de ser descalificada por insultar al juez de silla.

Naomi Osaka: campeona en el US Open y aspirante al primer puesto
Naomi Osaka: campeona en el US Open y aspirante al primer puesto Fuente: AP - Crédito: Kin Cheung

Serena será, justamente, la jugadora que pondrá bajo examen a Halep. En favor de la estadounidense corre un historial muy favorable (8 a 1) y las ganas de recuperar el protagonismo en las grandes citas. Halep analizó la situación con su criterio: "Una cosa es ser la número 1 del mundo y otra es ser la mejor del mundo; hay una pequeña diferencia. En este momento yo soy la número 1 y me quedo con eso. Siento que estuve muchos meses en esa posición, muchas semanas, pero tengo claro que Serena es la mejor del mundo. Ha ganado muchos Grand Slams y estuvo mucho más tiempo [319 semanas] al tope del ranking, así que no puedo comparar mis resultados con los de ella. A la vez, tengo confianza de la posición que ocupo, y soy positiva al respecto".

Halep tendrá un desafío extra: convertirse en apenas la quinta jugadora capaz de derrotar a Venus y a Serena en un mismo Grand Slam, algo que consiguieron Kim Clijsters, Justine Henin, Martina Hingis y Karolina Pliskova. "Siempre es difícil jugar contra las Williams, por eso estaba muy motivada. Contra Serena será un reto todavía más grande. Es el cuadro más difícil que me ha tocado, pero trataré de jugar mi mejor tenis. No tengo nada que perder", dijo la rumana, que defiende 1300 puntos como finalista en 2018, cuando perdió con Caroline Wozniacki.

Es cierto que a Halep le tocó un sendero complicado. Incluso si derrota a Serena, podría tener por delante en el cuadro a Pliskova, y a Osaka o Svitolina en semifinales. Todo, dentro de un Abierto de Australia que, a diferencia de otros años, se mostró bastante lógico en cuanto a resultados en la primera semana. Pero, en medio de la paridad, de Melbourne puede llegar a salir una nueva número 1.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.