Disminuido como nunca, Nadal es todavía el gran seductor en París