El mejor punto de la noche en la exhibición de David Nalbandian y Rafa Nadal

En el estadio Orfeo, brindaron un buen espectáculo; su amistad, un sello
El Orfeo se rindió ante David
El Orfeo se rindió ante David Fuente: Telam
En el estadio Orfeo, brindaron un buen espectáculo; su amistad, un sello
(0)
22 de noviembre de 2013  • 10:05

CÓRDOBA.- David Nalbandian eligió al invitado más ilustre del tenis mundial para colgar la raqueta frente a su público. Anoche tuvo ante sí al N° 1 del mundo, pero más que nada a un amigo de muchos años en el circuito ATP: Rafael Nadal. El estadio Orfeo Superdomo, que estuvo casi colmado, con unas 10.000 personas, ya atesora otra de sus jornadas deportivas para el recuerdo.

El público llenó de aplausos a estos dos gladiadores que se vieron las caras en siete partidos oficiales, el último de ellos en febrero pasado, en la final del ATP 250 de San Pablo, que ganó el mallorquín.

Pero anoche festejó David, que se impuso por 6-4 y 7-6 (8-6), en un encuentro en el que los dos jugaron con el mayor compromiso posible hacia el espectáculo, a puro palo y con varios puntos extraordinarios de los dos lados de la red. Aunque lógicamente, el show se impregnó de un espíritu de exhibición, sobre todo en el segundo set. Entonces, cada punto se volvió más distendido, sin esa intensidad del principio. Y claro: se los notaba entretenidos con sus demostraciones de talento. Además, antes de cada saque, Rafa no efectuó su típico ritual de tics, señal de que no había puntos en juego.

El monarca del ranking ingresó en el court duro del Orfeo a las 21.45, entre el humo blanco y la música. "Volver a la Argentina era una cuenta pendiente. Y es un honor despedir a David aquí en Córdoba; ojalá le brinden el homenaje que se merece", les pidio Rafa a los espectadores mirando a las cuatro tribunas.

Tres minutos después apareció David y, como era previsible, recibió la mayor ovación: "Gracias a todos por venir; será una de mis últimas veces con una raqueta en la mano. Rafa es un gran amigo, rival y compañero y tenerlo acá es maravilloso", apuntó el unquillense, ante la mirada desde la primera fila de su madre, Alda; de su esposa, Victoria Bosch, y su pequeña hija, Sossie.

Abundaron los gritos del estilo "¡Gracias David!" y "No te retires nunca", como también el arrojo de una chica que bramó: "Nadal ¿te casás conmigo?" En todo momento, Rafa se mostró de excelente ánimo y a gusto con la atmósfera cordobesa.

No podía ser para menos: la amistad entre Nalbandian y Nadal creció sin interrupciones durante muchas temporadas del ATP Tour y ayer alcanzó otro plano, ya que el mallorquín visitó Unquillo y comió un asado en la casa de David. Durante la tarde, ambos ofrecieron una clínica en el Chateau Carreras y, un rato antes del partido, se prestaron a unas fotos con personajes importantes de la gala de anoche.

Pero los amistosos no se detienen. Hoy, Nadal se medirá con Novak Djokovic en la exhibición llamada "Tenis en los Hielos Milenarios", que se realizará sobre un transbordador frente al Glaciar Perito Moreno.

Mañana, desde las 16 y en la Rural, Nadal y Nalbandian se enfrentarán de nuevo, seguido de un dobles con la participación de Djokovic y Juan Mónaco. "Todavía no definimos cómo armaremos las parejas. En una de esas hacemos un Argentina versus Resto del Mundo, con David y Mónaco vs. Rafa y yo", dijo Nole.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.