El otro lado de Venus Williams: la línea de cosmética de la hermana mayor de Serena

Venus Williams y su línea de cosméticos
Venus Williams y su línea de cosméticos Crédito: Instagram/VWilliams
Diario El País
(0)
3 de junio de 2020  • 00:01

MADRID - Ganadora de cuatro medallas doradas (y una plateada) olímpicas, siete torneos de Grand Slam individuales y 14 de dobles, con 49 títulos a sus espaldas... y también empresaria, emprendedora, millonaria, vegana y amante de la belleza, tanto como para lanzar su propia línea de cosmética. Así es Venus Williams , la mitad menos conocida de la pareja más famosa del tenis, formada por ella y su hermana menor, Serena.

El perfil de la mayor es, sin embargo, mucho menos popular que el de Serena, que es apenas 15 meses menor. Venus cumplirá 40 años este mes y, al contrario que su hermana, no se prodiga en entrevistas, portadas, fiestas ni bodas principescas. La amistad de Serena con Meghan Markle, la esposa de Enrique de Inglaterra, ha hecho que su protagonismo fuera mayor en los últimos meses.

Sin embargo, ahora Venus toma la palabra. La tenista ha concedido un par de entrevistas a medios especializados en que ha tratado algunas de sus facetas menos conocidas: la de la alimentación, tema en el que se confiesa vegana (aunque algo tramposa, según ella), y la empresarial. Tras pasar horas en las canchas en todas las condiciones atmosféricas posibles, ha dejado de experimentar y ha sacado su propia línea de belleza , cuyos dos primeros productos tienen sentido, viniendo de alguien tan expuesto al aire libre: un protector solar (con factor 30) y un sérum hidratante, también con FPS 35. Williams los saca bajo su marca -de, hasta ahora, ropa deportiva-, llamada "EleVen", aliándose con la firma de belleza estadounidense Credo.

Obviamente, la deportista no ha dejado al azar los productos: el protector solar se presenta en barra, y ambos se secan rápidamente una vez aplicados, sin dejar residuos ni un tono blanquecino, independientemente del tono de la piel, algo que a la tenista no siempre le ha resultado fácil, como cuenta en la revista económica Forbes. Se estima que Venus Williams ha amasado una fortuna de unos 40.000.000 de euros sólo gracias al tenis, pero además tiene multitud de patrocinadores, participa en programas de televisión y ha invertido en equipos deportivos, como Miami Dolphins.

"Soy una loca del cuidado de la piel", afirma la tenista a la publicación. "Especialmente porque mi trabajo es al sol, así que tengo que protegerla. Después de todo, es el órgano más grande del cuerpo. Muchas veces la gente no cuida su piel como el resto de su cuerpo. Si comés bien, hacés ejercicio... tenés que cuidar lo que le ponés, y también protegerla. Como gran partidaria de la protección solar, hacer esto ha sido un paso natural para mí", relata.

Williams ha escogido los ingredientes de la fórmula ("limpios; hay que ser consciente de lo que nos ponemos en el cuerpo"), la marca a la que se ha unido (Credo; "cuando hacemos colaboraciones con marcas, las empresas y las personas tienen que conectarse en el nivel personal, y en este caso creemos en las mismas cosas") y hasta el envoltorio, repetuosa del ambiente ("era un aspecto clave, porque tenemos que pensar en lo que estamos haciendo, en nuestro impacto global").

La tenista se abre a compartir sus rutinas faciales, como que tiene sensible la piel y que la exfoliación y los aceites, en especial el de rosa mosqueta, le funcionan. "No me siento muy cómoda con mucho maquillaje, pero mucha gente sí. Para mí, la filosofía de la belleza es que sí te hace sentirte bien y feliz y es sano, adelante", comenta en Forbes.

Otra de las cuestiones que la hacen estar bien consigo es la alimentación. También en este aspecto mantiene una actitud relajada, de mejora constante, pero sin ser demasiado autoexigente. Por eso ha optado por mantener una dieta vegana, que comenzó "por razones de salud", como ha explicado a la edición estadounidense de Women's Health. "Necesitaba darle energía a mi cuerpo de la mejor manera posible, sabiendo cuán importante es mi dieta para mantenerme activa", cuenta, en relación con el síndrome de Sjogren, que padece, una enfermedad autoinmune por la que sufre cansancio y dolores musculares y de las articulaciones.

Por eso cuenta que mayoritariamente sus comidas son "crudas y veganas". "Pero soy humana, y conocida por hacer ciertas trampas", añade con sorna. "Bromeo con que soy una trampavegana, porque algunas veces me desvío", comenta. Suele desayunar fruta o batidos proteicos; almorzar arroz, boniatos y batidos verdes, y tomar algo más de carbohidratos si compite; cenar ensaladas tipo César en su versión vegana, y para picar entre comidas opta por barritas, fruta, batidos... ¿Y los postres? "Cuando me entreno intento controlarme, ¡pero de vez en cuando una chica necesita una dona!", clama divertida, contando que a menudo se hace batidos con fruta como coco y vainilla... que adereza con vino prosecco o con un chorrito de ron. Porque, como ella dice, "la vida es demasiado corta como para no amar lo que comés".

© Diario El País

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.