El regreso de Maria Sharapova generó una grieta en el tour