El Río de la Plata, ese histórico trofeo que se esfumó del BALTC