No pudo ser: en una final muy pareja, Leo Mayer cayó ante Dominic Thiem