Estados alterados: los problemas de conducta de la nueva generación

Zverev, en problemas: el N° 7 del mundo perdió sus tres partidos en la Copa ATP
Zverev, en problemas: el N° 7 del mundo perdió sus tres partidos en la Copa ATP Fuente: Reuters
José Luis Domínguez
(0)
10 de enero de 2020  • 00:01

Apenas transcurrió una semana desde que comenzó la temporada, pero en la Copa ATP ya se observaron varias situaciones polémicas. Más puntualmente: acciones violentas, que exceden lo que se considera un desborde emotivo. Hechos en los que alguien podría haber sido lastimado, y sin la sanción correspondiente por parte de la entidad que rige el circuito.

El primero de los casos más notorios tuvo como protagonista a Alexander Zverev. El alemán perdió sus tres partidos, ante Alex De Miñaur, Stefanos Tsitsipas y Denis Shapovalov. La frustración lo llevó en varias ocasiones a castigar su raqueta. El bajón anímico tiene eco ineludible en lo deportivo: cometió 31 dobles faltas en 31 juegos de servicio durante la Copa ATP. Zverev se excusó en la demora por la gira de exhibición por Latinoamérica en la que acompañó a Roger Federer, incluido un partido en Buenos Aires. "Tuve cinco días de descanso menos. No pude entrenarme mucho, eso se ve en la cancha. Hay cosas en las que debo mejorar", dijo. Sus rabietas ante Shapovalov dejaron expuesto un tema familiar: su padre y entrenador, Alexander, que estaba en el banco del equipo, intentó hablar con él para solucionar el tema de las dobles faltas, pero el número 7 del mundo le respondió con una frase altisonante que dejó paralizados a todos. Abochornado por la situación, Zverev padre no dijo ni una sola palabra más en los últimos games del partido, y lloraba mientras su hijo jugaba.

Para el legendario Boris Becker, Zverev necesita un llamado de atención. "Está atrapado dentro de una habitación oscura, buscando el interruptor de luz. Tiene que darse cuenta de que va por el camino equivocado. Necesita un nuevo entrenador", señaló el capitán del equipo germano en la Copa ATP al diario Frankfurter Zeitung.

El de Zverev no es el único caso de problema familiar dentro de la nueva generación. Tsitsipas, en el partido entre Grecia y Australia, enfrentaba a Nick Kyrgios. Frustrado, desató su rabia con un raquetazo sobre un cartel publicitario, justo donde estaba Apostolos, su padre. Con un segundo golpe con la raqueta contra la silla, rozó el codo de su progenitor. Julia, la madre del número 6 del ranking, corrió desde la tribuna para regañarlo delante de todo el mundo. El griego reconoció luego su error. "Tengo que pedir disculpas, no fue malintencionado. Obviamente, no quería hacerle daño a mi padre. Quizás me deje tres días encerrado en mi habitación".

Tsitsipas contó con un defensor: Kyrgios, su rival. "No creo que lo haya hecho en serio. Yo también he hecho cosas estúpidas en una cancha, pero son cosas por estar frustrado. Yo ahora estoy en cuarentena, y tengo que controlar mi temperamento. Lo estoy logrando por ahora", dijo Kyrgios, que efectivamente está condicionado por la sanción en suspenso que le impuso la ATP en septiembre pasado por los escándalos que protagonizó la temporada pasada; en caso de reincidir podría ser suspendido.

El tercer hombre de la Next Gen con problemas de conducta es Daniil Medvedev. En su victoria por los cuartos de final ante la Argentina, el quinto jugador del ranking ensayó un festejo desmedido frente a Diego Schwartzman, y luego discutió con el umpire Mohamed Lahyani, aparentemente molesto porque el equipo argentino había festejado de manera efusiva un quiebre de Schwartzman. En ese duelo verbal, el ruso golpeó con su raqueta la escalera de la silla del juez y recibió un segundo warning, que equivalió a un punto a favor del Peque, que arrancó 15-0 su servicio. Tras el encuentro, el tenista argentino le dijo a ESPN: "Le siguen agarrando esas locuras que hablan muy mal de él como competidor. Claramente no lo tiene que hacer. No había pasado nada en el partido, y de repente se te pone a gritar en la cara, son cosas que no me caen nada bien. Por más que sea un gran jugador, me parece un irrespetuoso dentro de la cancha. Cuando le di la mano en el final le dije que es un gran jugador, pero como persona tiene que cambiar mucho".

Medvedev ya había tenido problemas en el último US Open con el público neoyorquino, que lo abucheó en los partidos contra Feliciano López y Dominik Koepfer; maltrató a un ball boy y se mostró irónico ante el público: "Si no fuera por ustedes no ganaba, porque estaba cansado y con calambres. Quiero que todos sepan, cuando se vayan a dormir, que gané gracias a ustedes". Después reconoció: "Necesito ser una mejor persona en la cancha. Para ser honesto, fui un idiota". Ahora, en Sydney, volvió a mostrarse inestable. La comparación con leyendas vivas como Roger Federer -que tuvo sus rabietas de joven, pero luego se corrigió- y Rafael Nadal, reciente ganador del premio a la caballerosidad en el circuito, asoma mucho más distante que en el juego. Las reacciones excesivas les están ganando el duelo a las nuevas figuras. Resta ver si la ATP hace la vista gorda, o decide ponerles un freno.

El umpire Lahyani advierte a Medvedev; el ruso volvió a mostrarse desafiante en el partido contra Schwartzman
El umpire Lahyani advierte a Medvedev; el ruso volvió a mostrarse desafiante en el partido contra Schwartzman Fuente: Reuters

El poderío de Rusia, un obstáculo imposible para la Argentina

La Argentina se acostumbró en los últimos meses a sufrir para avanzar en las competencias por equipos. Le ocurrió durante las Finales de la Copa Davis, en noviembre, cuando se clasificó milagrosamente para los cuartos de final (en esa instancia caería contra España). Y le pasó en la flamante Copa ATP, el certamen que reunió a 24 países en tres ciudades australianas, en el inicio de la temporada. Antes del último desafío por el gupo E, los albicelestes estaban con un pie fuera de los cuartos de final, pero lograron entrar a la definición entre los ocho mejores. Sin embargo, en Sydney los capitaneados por Gastón Gaudio chocaron de frente con uno de los equipos más fuertes del mundo, Rusia, que triunfó por 3-0.

Los argentinos sabían que luego de celebrar ante Croacia en el último desafío de la zona, tendrían un desafío de altísima complejidad, frente a un país que cuenta con el número 5 del ranking y último finalista del Abierto de Estados Unidos, Daniil Medvedev, y con el 17º (8º en julio pasado), Karen Khachanov. Este último logró el primer punto de la serie, al derrotar a Pella por 6-2 y 7-6 (7-4). "Entré con un esquema de juego diferente al que se dio en el primer set. Pero él también tuvo sus méritos como para ponerme incómodo ya desde el primer game de saque. Cederle el juego a un rival agresivo, como él, implica que quiebre los saques [el ruso lo logró tres veces]. Me encontré con un jugador más regular que lo habitual", explicó el bahiense, en ESPN. Frustrado por no encontrar soluciones frente a Khachanov y afectado por problemas personales, Pella sufrió el partido y hasta se le llenaron los ojos de lágrimas en algunos momentos.

En el duelo de singlistas números 1, Schwartzman se cruzó con un adversario al que no había logrado vencer en los dos enfrentamientos previos. Tampoco lo consiguió en el Ken Rosewall Arena, pese a jugar en alto nivel durante buenos tramos del partido. Medvedev, con rostro de pocos amigos, definió la serie al triunfar por 6-4, 4-6 y 6-3, en 2h22m. El encuentro, de alta intensidad, se construyó desde la línea de base, con largos peloteos y constantes cambios de direcciones. Schwartzman tomó impulso al ganar el segundo set, pero no sostuvo el ritmo en el tramo final del tercer parcial, y el moscovita elevó su nivel, consiguió un quiebre de saque en el octavo game (5-3) y cerró con autoridad.

Luego, el 7-6 (7-5) y 6-4 de Teymuraz Gabashvili y Konstantin Kravchuk sobre Máximo González y Andrés Molteni concretó el 3-0 en favor de los capitaneados por Marat Safin (1º en 2000).

En las semifinales de la Copa ATP, Rusia se medirá hoy, desde las 21 de la Argentina, con Serbia o Canadá (jugaban anoche), y a partir de las 4.30 del sábado, Australia se cruzará con España o Bélgica (se enfrentaban en la madrugada).

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.