Horacio Cifuentes, el mejor argentino en tenis de mesa: "En China son millones y sacan Messis del deporte"

Horacio Cifuentes disputará su tercer Mundial de mayores, pero su principal objetivo está en Lima, donde buscará la plaza olímpica
Horacio Cifuentes disputará su tercer Mundial de mayores, pero su principal objetivo está en Lima, donde buscará la plaza olímpica
Olivia Díaz Ugalde
(0)
19 de abril de 2019  • 23:59

Tiene 21 años y hace diez que practica este deporte. Conoce cómo nadie todos los detalles de esta disciplina. Desde las cuestiones técnicas y estrategias del juego, hasta las falencias y los errores que se arrastran en el desarrollo estructural en el país. Es consciente de la realidad del nivel en la Argentina, por eso elige la Liga de España para potenciar su juego. También sabe de la falta de sparrings, por eso busca roce en Portugal. No deja nada librado al azar. Es un adolescente con aspiraciones mayores. Horacio Cifuentes es el referente argentino. La pura potencia e inteligencia del tenis de mesa nacional.

Este año logró un resultado histórico para la Argentina. En el Panamericano de Santiago de Chile ganó la medalla de plata en individual (perdió la final con el favorito Jha Kanak). Además sumó una medalla de bronce en el dobles masculino junto con Gastón Alto, y alcanzó la plaza para los Juegos Panamericanos de Lima 2019 en equipos masculino.

Horacio Cifuentes disputará su tercer Mundial de mayores, pero su principal objetivo está en Lima, donde buscará la plaza olímpica
Horacio Cifuentes disputará su tercer Mundial de mayores, pero su principal objetivo está en Lima, donde buscará la plaza olímpica

Los festejos no fueron del todo positivos, ya que en su regreso al hotel luego de la cena, sufrió un asalto y se luxó el hombro. Lo que pareció algo menor terminó en quirófano y varias semanas de recuperación. Hoy ya está nuevamente en las canchas, y con el foco puesto en el Mundial y en Lima.

A estos logros se suman las tres medallas que ganó en los Juegos Suramericanos de Cochabamba 2018. Aquí obtuvo la medalla de oro en dobles masculinos y dos medallas de bronce: una por equipos y otra con el dobles mixto.

Lejos de los flashes que captó Liu Song, el jugador chino nacionalizado argentino, se inspira en Pablo Tabachnik (13 veces campeón argentino), el atleta de San Juan que se sobrepuso a los obstáculos del país y alcanzó tres Juegos Olímpicos. Pero tampoco se ata, ya que quiere escribir su propia historia, y mal no le fue.

Alcanzó el primer puesto en los Sudamericanos Sub 13, Sub 14, Sub 18 y Sub 21 (dos veces). Fue campeón iberoamericano Sub 18 y campeón nacional de mayores en 2015 y 2018. Disputó dos mundiales, y a fin de mes tendrá su tercer desafío. Nunca superó la fase de grupos, pero no pierde las esperanzas. Este año la selección argentina está compuesta por: Cifuentes, Gastón Alto y Nicolás Galvano. En mujeres: Ana Codina y Camila Arguelles.

Horacio Cifuentes disputará su tercer Mundial de mayores, pero su principal objetivo está en Lima, donde buscará la plaza olímpica
Horacio Cifuentes disputará su tercer Mundial de mayores, pero su principal objetivo está en Lima, donde buscará la plaza olímpica

"En los mundiales (la edición 2019 se realizará en Budapest desde el 21 de abril) hay un nivel altísimo, El tenis de mesa es el segundo deporte a nivel mundial con más federados, entonces está lleno de jugadores buenos. Por eso pasar de grupo no es poca cosa, y ganar partidos de llave es increíble. Ese siempre es mi objetivo", explica Cifuentes, y añade: ""Desde el 2003 los que ganan los mundiales son los chinos. En el resto del mundo el tenis de mesa es el deporte número 20 de cada país, en China es el uno y como son 1400 millones de habitantes, sacan Messis del deporte."

-¿Cómo organiza su calendario anual?

-Hace ya varios años que elijo venir a competir a la Liga de España. Este año estoy en Porto, Portugal, que es una de las potencias, y los fines de semana viajamos a competir. Generalmente nos dividimos en dos trimestres -de septiembre a diciembre y de enero a mayo- los viajes y el resto de los meses me entreno en el país.

-¿Le gusta la vida en Europa? ¿Por qué elige emigrar y jugar afuera?

-Los atletas argentinos tenemos la necesidad de viajar porque es un deporte en el que para mejorar necesitas del otro, entonces si el otro es peor que vos se dificulta mucho. En Europa lo que busco es mejorar la calidad de los entrenamientos, y acompañarlos con una liga exigente y regular. En Portugal se entrena muy fuerte. Hay un entrenador chino y otro portugués y ellos manejan las intensidades de los entrenamientos. Yo mantengo el contacto con el entrenador argentino por los torneos.

-¿En la Argentina las condiciones no son buenas? ¿Hay jugadores?

-El único lugar con todas las condiciones dadas para entrenar es el Cenard, muy parecido a un centro de entrenamiento como los que hay en Europa. Un gimnasio acondicionado, climatizado, piso de goma, mesas nuevas. Pero no hay sparrings, ni liga fuerte. Y para mejorar tenes que tener un entrenamiento bueno y una liga fuerte, sino no sirve. De compararnos con China estamos lejísimos. Ellos tienen una infraestructura diferente. Allá desde los diez años que los chicos hacen doble y triple turno. Tienen colegios especiales para que puedan estudiar y hacer tenis en triple turno. Yo desde los diez hasta los 16 años entrenaba dos o tres veces por semana. Recién a los 17 arranque con el alto rendimiento. Entonces hay todo un tiempo perdido que ya nos saca una diferencia enorme.

-¿Fue difícil tomar la decisión de emigrar al ser tan chico? ¿Se extraña?

-No hay día que no piense en juntarme con mis amigos, con mi familia, en hacer programas fuera de lo que es el deporte. Porque todo el tiempo pegarle a la pelota, también te satura. Pero bueno son solo tres meses cada vez que vengo. En Porto estoy muy solo. No salgo, entreno de lunes a viernes, hay que estar a full para competir y jugar, para eso me pagan. En la Argentina están mis amigos y familia, los entrenamiento al no haber competencia, tienen otros ritmos.

-Al estar tan solo ¿se cruza por la cabeza abandonar el deporte y volver al país?

-Lo hago hace 11 años y a veces te dan ganas de tirar todo, y me digo 'me quiero ir de acá' pero bueno son momentos. Creo que si tenes un objetivo claro, tratas de esforzarte y dejar todo, porque a la larga eso termina pagando y es lo que te da el plus en las competencias. Este años mi foco está puesto en Lima, y segundo en el Mundial.

-En estos 11 años, ¿cambió mucho el deporte? ¿Dónde cree que está la clave del juego?

-Se está modernizando. Están haciendo cambios como el cambio de bola, y eso lo hace más rápido, más físico. El deporte ya no es el mismo que hace cinco años. El entrenamiento es muy completo porque necesitas de destrezas pero también velocidad y explosión. Se necesita mucha reacción y potencia en cada uno de los golpes, saltos y fuerza. La cabeza pasa a tener un rol importantísimo. Porque la cancha es chica, los rivales cada vez son mejores y si uno no está enfocado los golpes no entran. Si no entrenás la cabeza, todo lo demás no sirve.

-¿Llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio es posible?

-Es una cita muy importante, vamos por todo. Vamos en busca de la medalla por equipos y también podemos hacerlo en dobles, En individuales es un poco más difícil pero también se puede. Vamos en busca de tratar de conseguir dos medallas. Los jugadores de Brasil están un escalón por encima, pero después estamos todos muy parejos. Es un torneo que me ilusiona mucho, tengo puesto el objetivo en que se puede llegar a un Juego Olímpico.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.