Las lágrimas de Azarenka: del número 1 del mundo a la pelea por la tenencia de su hijo

Las lágrimas de Azarenka: del número 1 del mundo a la pelea por la tenencia de su hijo - Fuente: Twitter

01:14
Video
(0)
15 de enero de 2019  • 21:17

Tal como sucedió hace algunos días, con el anuncio del retiro de Andy Murray, las lágrimas volvieron a conmover el Abierto de Australia . Esta vez, la angustia alcanzó a Victoria Azarenka , la exnúmero 1 del mundo, que no pudo evitar el llanto luego de ser eliminada en su estreno en el primer Grand Slam de la temporada.

Pero no fue la derrota en tres sets frente a la alemana Laura Siegemund el motivo del dolor de Azarenka, sino una situación extratenística que afronta desde hace mucho tiempo: la tenencia de Leo, su pequeño hijo.

El drama comenzó en 2016. El 19 de diciembre de ese año, Azarenka dio a luz a Leo, el hijo que tuvo con Billy McKeague. Pero la relación entre ambos concluyó en malos términos pocos meses después, y allí comenzó una encarnizada pelea por la tenencia del pequeño. Apenas disputó un par de torneos en 2017 (Mallorca y Wimbledon). Jugó un poco más en 2018, pero con la particularidad de hacerlo no muy lejos de California. La razón: la Justicia decidió que, hasta que no concluyeran los trámites del divorcio, el pequeño Leo Alexander debía permanecer en Los Ángeles, ciudad en la que sus padres habían fijado sus domicilios.

En agosto de 2017, Vika expuso públicamente la situación. Entonces contó: "El día que nació Leo fue, con mucho, el más feliz de mi vida (...) Poco después de Wimbledon, el padre de Leo y yo nos separamos y mientras trabajamos para resolver algunos de los procesos legales, la situación actual es que la única forma en que puedo jugar es si dejo a Leo en California, lo cual no estoy dispuesta a hacer. Equilibrar el cuidado infantil y una carrera no es fácil para ninguna madre, pero es un desafío que estoy dispuesta a enfrentar".

Ahora, la situación parece ser compleja de nuevo. "He pasado por muchas cosas en mi vida y a veces me pregunto por qué me sucede todo esto. Lo estoy pasando muy mal en estos momentos, pero creo que tarde o temprano me harán más fuerte", dijo tras la derrota Azarenka, que fue campeona del Abierto australiano dos veces (2012 y 2013), pero que no jugaba en Melbourne desde enero de 2016.

"Voy a trabajar muy duro para revertir esta situación. Quizás necesito un poco de tiempo, paciencia y obviamente un poco de apoyo. Ahora mismo, esto es la lucha más difícil para mí", añadió Azarenka, de 29 años.

"Fue bastante obvio que mi tenis no era el que se vio hoy. Creo que he subestimado el hecho de no jugar durante casi tres años en el máximo nivel, y no es fácil empezar de la nada para estar jugando bien", remarcó la bielorrusa, que actualmente ocupa el puesto 53 del ranking de la WTA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.