Puro esfuerzo: Gusti Fernández y la dura pretemporada de seis semanas para seguir en lo más alto del mundo