Dormir a metros de la Catedral: hastiados de las rutinas hoteleras, los tenistas encuentran su lugar en Wimbledon

Schwartzman en la casa que alquiló en Londres, junto con Verónica, la mujer de Chela; el propio Juan Ignacio y el preparador físico Martiniano Orazi
Schwartzman en la casa que alquiló en Londres, junto con Verónica, la mujer de Chela; el propio Juan Ignacio y el preparador físico Martiniano Orazi
Sebastián Torok
(0)
12 de julio de 2019  • 07:00

LONDRES.- Wimbledon, entre tantas costumbres que atesora, ostenta una particularidad que la mayoría de los tenistas, muchas veces hastiados de la vorágine semanal, el check in/check out y las rutinas en los hoteles, celebran. El barrio que cobija al certamen de tenis más importante del mundo, ubicado en el suroeste de la ciudad, está lejos del bullicio. Es una zona residencial y arbolada, con ritmo cansino y un pequeño centro comercial. Allí no hay cadenas hoteleras. Al contrario, el área está poblada, mayormente, por casas bajas. Viajar en auto desde el All England hacia un sector más céntrico, dependiendo de la hora y el tránsito, equivale a un mínimo de 30 minutos (que puede extenderse a una hora), algo que los jugadores rechazan y prefieren evitar. ¿Cómo? Alojándose en las casas del barrio del torneo. Las personas que habitan la zona aprovechan las tres semanas de Wimbledon (una de la clasificación y dos del cuadro principal) para alquilar sus viviendas a costosos precios que varían según la cercanía al club y a la cantidad de habitaciones (algo similar ocurre en Georgia, durante el Masters de Augusta de golf). Pero las tarifas no bajan de las 10.000 libras por las dos semanas (522.000 pesos argentinos). Hay departamentos más económicos, pero residencias que llegan a costar £ 30.000 ($ 1.566.000).

La costumbre de alojarse en las casas del barrio la iniciaron los jugadores top, los que llegaban cada temporada a Londres con aspiraciones de levantar el trofeo o, al menos, alcanzar la segunda semana. Luego se fue haciendo más masivo. Y con el crecimiento de las plataformas de software dedicadas a la oferta de alojamientos, del estilo Airbnb, se generalizó. Unos pocos, todavía prefieren alojarse en hoteles, como hizo Guido Pella, aunque el bahiense descansó en un hotel de Chelsea, a una media hora en auto del All England.

De todos modos, Wimbledon les facilita a los jugadores el contacto de una inmobiliaria que, desde hace años, se encarga de toda la logística. "Han mejorado mucho las condiciones de las casas. Ya no te da miedo alquilar una y encontrarte con malas condiciones. Hay una señora, Margaret, que es la que organiza todo. Te deja una carpeta con los restaurantes, los números de teléfono de los taxis y del transporte oficial, la clave de wifi, te deja 4 o 5 juegos de llaves de la casa, todas las indicaciones. Están muy organizados. Todas son casas típicas, de 3-4 pisos, tipo chorizo para arriba. Tienen jardines en la parte de atrás, a lo largo, la mayoría muy cuidados, porque los arreglan los mismos jardineros de Wimbledon. Están impecables. Las casas tienen muchas escaleras, pero están muy prolijas, cuidadas. Los ingleses son muy prácticos", describe Franco Davin, entrenador argentino del italiano Fabio Fognini. Los doblistas colombianos Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, cuentan: "A nosotros nos encanta. En el US Open, por ejemplo, es complicado conseguir una casa en Manhattan y además las distancias al club son muy grandes".

Nadal, en bicicleta por las calles de Wimbledon
Nadal, en bicicleta por las calles de Wimbledon

Todas las casas que alquilan durante Wimbledon están habitadas el resto del año. El contrato con el inquilino temporario es, mínimamente, por dos semanas. "Estuve parando en un departamento a cinco minutos en auto del club. Estos torneos te dan un dinero por día y vos elegís si ir a hotel o alquilarte una casa. Acá, si estás en el cuadro principal, te dan 300 libras durante, mínimo, cinco días. Depende de cada uno. Estamos siempre de hotel en hotel, entonces cuando tengo la oportunidad me alquilo una casa o un departamento. Acá en Wimbledon, por ejemplo, hicimos un asadito con mi entrenador, el Pulpo (Gastón) Etlis, el PF Santi Martino y Guille Duran. De esta manera te relaja más, no es todo tan rutinario", cuenta Guido Andreozzi.

El español Roberto Bautista Agut, semifinalista, aporta: "A mí me gusta quedarme en una casa, ya llevo ocho o nueve años quedándome en el mismo sitio y está muy cerquita del club: apenas tardo cinco minutos en venir. Vengo en auto por los bolsos, pero sino me vendría caminando perfectamente, lo cual lo hace mucho más cómodo, perdemos menos tiempo por el tránsito y los atascos. Tenemos un jardín, podemos hacer cualquier trabajo físico allí, hacemos estiramientos. Inclusive después de cenar jugamos a las cartas y al parchis (juego de mesa similar al ludo) al aire libre. Podemos cocinar nosotros., un montón de cosas más que en el hotel". Davin, agrega: "La mayoría, en Wimbledon, lo hace, entonces ves que los jugadores andan en bicicleta por el barrio, en el supermercado o te encontrás con todo el mundo. Wimbledon es como si fuera un barrio de Buenos Aires, de casas bajas. Hay un centrito, donde hay un par de restaurantes y supermercados". El propio Rafael Nadal es habitué de la zona y es muy usual verlo andando en bicicleta o haciendo las compras en los mercados. La gente que vive en el barrio está acostumbrada y respetan la intimidad.

Fuente: LA NACION

Quien también es partidario de alojarse en una casa durante el major británico es Diego Schwartzman que, este año además, llegó una semana antes de lo previsto para actuar en Queen's. "Siempre se trata de preparar de la mejor forma Wimbledon y después de dos meses y medio de la gira europea sobre polvo de ladrillo, que son días y días en distintos hoteles, distintas ciudades, de acá para allá todas las semanas, llega un momento en el que querés bajar un cambio del hotel, como que querés estar en un lugar y sentirte en casa, un poco más relajado. Los últimos tres años me quedé en Southfields y, este año, en una casa a tres minutos caminando de Wimbledon y se siente mucho más cómodo. Tomar mate al aire libre, en el jardín, poder cocinar. Son muchas rutinas las que uno pierde por estar fuera de su casa tantas semanas y es bueno poder rellenar ese combustible", comenta el Peque, que se turnó para cocinar con su entrenador, Juan Ignacio Chela, y su preparador físico, Martiniano Orazi.

Fuente: LA NACION

Hay jugadores, como John Isner, que también se alojan en casas cuando actúan en Wimbledon, pero se lamentan por los altos costos. Antes de comenzar el certamen, el gigante estadounidense dijo que si era eliminado en la primera ronda, perdería dinero, ya que, solo por los gastos de una casa para él, su familia y su equipo de trabajo, desembolsaba 30.000 libras (el premio por jugar la primera ronda es de £ 45.000). Isner se marchó en la segunda ronda (ganó 72.000 libras). "Además de mí, 256 hombres y mujeres están buscando casas en el mismo vecindario en las mismas semanas y eso son solo los jugadores individuales, que se suman a la lista de turistas, equipos de televisión y medios de comunicación y a toda la industria del tenis", analizó Isner. Y, en parte, es real: la industria inmobiliaria británica se regodea cada vez que llega Wimbledon.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.