Tuero cortó la mala racha y llegó en Hockenheim

El piloto argentino superó varios problemas en el Minardi y terminó decimosexto
(0)
3 de agosto de 1998  

HOCKENHEIM (Especial).- Finalmente, el argentino Esteban Tuero logró cortar la mala racha que atravesaba en la Fórmula 1 y pudo terminar una carrera . A bordo del Minardi-Ford, Tuero llegó en el puesto 16º en el GranPremio de Alemania, a dos vueltas del ganador, Mika Hakkinen.

De esta forma, el argentino llegó por tercera vez a la bandera a cuadros, después de sufrir ocho abandonos en la actual temporada. Las anteriores pruebas en las que completó la carrera fueron en Imola, en el GP de SanMarino, y en Barcelona, en el GP de España.

Más allá del resultado, la finalización de la competencia representa un muy buen trabajo para Tuero, ya que el circuito es, quizás, el más exigente de la máxima categoría y el argentino jamás había corrido aquí con el Minardi.

"Lo mejor del día fue haber podido terminar la competencia. Tuve problemas con el alerón trasero, que se me voló. Por suerte, me di cuenta enseguida y avisé en los boxes que entraría para cambiarlo. Ello fue a menos de 20 segundos de ingresar y por ello la operación fue más lenta de lo debido.Gracias a Dios, el desprendimiento del alerón fue en la parte lenta. De haber sido en un lugar de alta velocidad, podría haber sucedido cualquier cosa", confesó Tuero.

Varios inconvenientes

El argentino también sufrió con la caja de cambios:"Durante la carrera se me trababa la caja de velocidades. Sobre el final parece que se adaptó, porque andaba algo mejor. Contra todos los pronósticos, terminé una carrera muy complicada. Ahora llegaré más tranquilo a la próxima prueba, en Hungría. Ese circuito tampoco lo conozco, pero me dijeron que es muy seguro", destacó el piloto argentino.

El compañero de equipo, el japonés Shinji Nakano , abandonó en el giro 36º. El piloto quedó al margen de la carrera por una rotura en la caja de cambios.

Alegría en el equipo

Quien se encontraba muy contento con la actuación de Tuero era Giancarlo Minardi , titular del equipo italiano:"Esteban terminó una de las carreras más difíciles. Ello demuestra un avance en su competitividad, además de darle una gran alegría a nuestro equipo y a la gente de Ford.Pese a los problemas de caja, Tuero terminó con un muy buen ritmo , ya que giraba dos segundos y medio más lento que el andar de los punteros. Una buena muestra del estado físico de Esteban y de la confiabilidad de la M198".

Ni bien finalizó la competencia, Tuero se dirigió al pequeño aeropuerto y en un avión privado, junto con Minardi, Gabrielle Rummi , su señora y su hija, los técnicos Gabrielle Tredozzi y GustavBrunner, se trasladó a Bologna. De allí, en un vehículo, los representantes del equipo Minardi viajaron rumbo a Faenza, donde se encuentra la sede del team.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.