La mejor carrera de Uruguay será aún mejor porque tiene a Falero y Ricardinho

El jockey coloniense y el carioca, de habitual actuación en la Argentina, participarán hoy en el Gran Premio Ramírez, la máxima competencia de Maroñas
Carlos Delfino
(0)
6 de enero de 2017  

Pablo Falero, uno de los grandes animadores en Maroñas
Pablo Falero, uno de los grandes animadores en Maroñas

MONTEVIDEO.– Pablo Falero y Jorge Ricardo estarán hoy en Maroñas y sus presencias serán parte de la fiesta del principal hipódromo uruguayo. Aquél, un hijo pródigo, vuelve a correr el Día de Reyes tras dos años sin poder hacerlo, por una sanción y una lesión. El otro, Ricardinho, es un ganador serial que cada día se acerca otro poco al récord mundial de triunfos, tabla en la que marcha segundo, tres puestos y casi 4000 éxitos delante del botija. Ambos, los únicos jockeys en actividad del top 5 histórico y expuestos a la vista del aficionado argentino a diario, serán aquí estrellas que recibirán miles de aplausos cada vez que salgan a la pista, especialmente en el José Pedro Ramírez (Grupo 1), el gran premio que se largará a las 20.45 y en el que montarán caballos brasileños.

Los ejemplares de ese país ocupan una mitad de las catorce gateras e incluyen a Bagé in Concert, primero en el Bento Gonçalves (G 2), en Porto Alegre, y confiado ahora a Ricardo, y al carioca Like Desire, cuyas riendas tomará Falero. Ambos caballos llegaron desde Brasil, como Life Style, en un viaje con una escala demasiado extensa en la aduana. De todas maneras, llevan más de una semana aclimatándose. Otro brasileño, pero con historial pleno en Uruguay, es el potrillo Gandhi di Job, que luce imponente y listo para repetir su victoria en el Nacional.

A los 50 años, Falero cumplió 35 en la profesión y superó la vara de los 8800 éxitos. “Es un orgullo muy grande estar en el Ramírez. Tengo un gran recuerdo del primero que corrí porque lo gané. Fue con el caballo Chapulín, en 1987, con apenas 20 años y recién llegado desde el interior. Nunca encontré palabras para describir aquel momento. Ese día habían viajado varios argentinos y hasta compitió Vilmar Sanguinetti, que ya era una figura en Buenos Aires. Fue mi puntapié inicial para la gran campaña que hice luego”, repasa, y hace foco en sus cinco estadísticas seguidas en Maroñas antes de emigrar a Buenos Aires.

“Antes, a la fecha del Ramírez la vivía estando en el país y esperaba ansioso que cuando llegara el día tuviera buenas montas. Con el tiempo fueron cambiando las sensaciones, porque a estas alturas uno no tiene que ir a demostrar nada, e incluso no conozco a ninguno de los caballos que voy a montar, pero sé que son competitivos”, profundiza Pablo. Además actuará en el Ciudad de Montevideo y el Pedro Piñeyrúa.

Ricardo tiene 55 años y pasaron cuatro décadas y casi 12.800 festejos desde su debut en Gàvea, Río de Janeiro. También en Uruguay dejó huella, sobre todo en esta fecha. “Gané con un argentino, Good Report, en 2007, y ahora vamos a ver si lo hacemos con un brasileño”, dice. Pasaron 10 años. Aquella noche venció también en el Gran Premio Maroñas, con Loly, y hace 20, en el Piñeyrúa, lo hizo con Fray Lucas. “Se ve que he tenido suerte”, minimiza. Hoy tendrá asistencia perfecta en los cuatro clásicos.

“Siempre me pone contento que me tengan en cuenta para competir en carreras internacionales. Sigo sumando experiencia en lindos eventos y, en particular, los días del Ramírez hay algo en el hipódromo y en el trato de la gente que los hace especiales”, enfatiza Ricardinho. “Luego de 25 años radicado en la Argentina, que cuando vengo me traten con tanto cariño me llena el alma y da fuerzas”, agrega Pablo.

Consagrados, uno y otro están lejos de rendir examen. “Es una satisfacción”, coinciden. Hacen lo que más les gusta con los mejores resultados. Y el sueño de seguir levantando copas jamás se diluye.

Ante el batallón brasileño, dos argentinos agazapados

Los dos caballos argentinos que competirán en el Gran Premio José Pedro Ramírez tienen un punto en común: cruzaron el Río de la Plata antes de salir a las pistas por primera vez. A Robinson Crusoe lo llevó su propio criador, el haras De la Pomme, y se trata del ganador del último Jockey Club, el segundo paso de la Triple Corona uruguaya. Legión Cat obtuvo clásicos de menor rango luego de ser ofrecido en un remate.

Mas ajustado, el campeón defensor vuelve a la carga

De los 14 participantes, 11 están radicados en Uruguay y cinco de ellos son locales desde la cuna. La máxima esperanza entre ellos es Fletcher, que dejó atrás cinco meses de descanso en diciembre y fue segundo de Legión Cat en el Comparación. Si fuera tenista, por ejemplo, se lo consideraría el campeón defensor. Hoy se cumple un año de su éxito más célebre, en la última realización del Ramírez.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.