La Perla del Caribe, el nuevo hipódromo en el que se invierten millones, reactivó una isla y puede unir al turf argentino con el chino

Un viaje al futuro de Santa Lucía, la isla que entre el puerto y el aeropuerto tendrá una cancha de polo, viviendas, restaurantes y tiendas para darle más vida al hipódromo
Un viaje al futuro de Santa Lucía, la isla que entre el puerto y el aeropuerto tendrá una cancha de polo, viviendas, restaurantes y tiendas para darle más vida al hipódromo
Carlos Delfino
(0)
27 de noviembre de 2019  • 14:06

Santa Lucía, una de las islas al norte de Venezuela situadas sobre el Mar Caribe, está sentando las bases de su hípica. Hasta hace poco, el caballo fue un compañero de vida en sus caminos montañosos y una atracción buceando en sus costas, con ese grupo de peces tan particulares como son los hipocampos. Desde el 13 de diciembre próximo, con la inauguración de su pista de carreras en su día más festivo por la llegada de Cristóbal Colón en 1502, el caballo pura sangre tendrá mayor visibilidad, será el eje sobre el que girará el relanzamiento de la zona y les abrirá las puertas del mercado chino a los sudamericanos.

¿Cómo es eso? En China están actualmente prohibidas las apuestas, pero tienen tribunas llenas en sus hipódromos en cada jornada y una única zona, la Mongolia Interior, libre de enfermedades para la crianza. En Asia abundan pasión e inversores, pero faltan espacios y necesita ampliar su parque caballar. Los traslados y los requisitos sanitarios entre Sudamérica y el resto del mundo tienen una enorme desventaja con el resto del mundo. A la Argentina, por ejemplo, ser el quinto productor mundial y líder en América del Sur no le garantiza las exportaciones ni lo pone en el radar dentro de las prioridades asiáticas. Santa Lucía, con un gobierno que reporta a Gran Bretaña, se ofrece como posible nexo futuro gracias a un convenio que permitirá los viajes hacia suelo chino con escala en esa isla. "Cuando seas conocido en China, van a venir a comprarte. Eso está probado y en práctica con nuestra experiencia en distintos países", advierte Teo Ah Khing, uno de los dueños de Justify, el último ganador de la Triple Corona norteamericana.

Él es el fundador de China Horse Club, una sociedad que a seis años de su creación se ha convertido en uno de los principales propietarios de caballos, y el presidente de TAK, un universo de desarrollos empresarios que involucra a 200 socios. El malayo se describe como "el capitán" de la rama hípica, aunque se distinga en su profesión de arquitecto y haya sido el cerebro del diseño de diversos hipódromos, entre ellos el de Meydan, el último de los levantados en los Emiratos Árabes. "Creamos química entre líderes de distintos negocios con la industria del turf, apostamos a atraer a gente que no sabe de carreras", agrega. Y eso es recíproco. La organización nació en Shanghai y expandió sus intereses a Estados Unidos, Europa, Oceanía, Sudáfrica y otras zonas de Asia.

Teo Al Khing, en el centro y con el trofeo del Belmont Stakes, la tarde que Justify conquistó la Triple Corona norteamericana, en 2018
Teo Al Khing, en el centro y con el trofeo del Belmont Stakes, la tarde que Justify conquistó la Triple Corona norteamericana, en 2018 Fuente: AFP

Eden Harrington es el vicepresidente. "El resultado de los negocios y el estilo de vida es la carrera de caballos para nosotros", subraya el singapurense, que en el paso por Sudamérica llevó la voz cantante. Él es quien ofreció unos cuadernillos que repasan la historia del grupo, sus grandes conquistas hípicas en muy poco tiempo y, además, detalló sobre un mapa proyectado en una pantalla las conexiones y expansión que han tenido en una presentación en un hotel porteño. El denominado Festival Cultural y Ecuestre de Santa Lucía, que incluye la Pitons Cup -una competencia de 1800 metros con 150.000 dólares en premios-, será el octavo evento que organicen en el mundo y el primero en América. Santa Lucía es la Perla del Caribe, como la llaman.

La inversión inicial fue de 100 millones de dólares. El presupuesto final estimado, de 2,6 billones, va más allá de lo hípico, aunque el hipódromo ya esté construido en su primera etapa y vaya a crearse un equipo de polo en 2020. El desarrollo incluye hoteles, viviendas, restaurantes, shoppings, escuelas, shows musicales como cierre de las fiestas y la ampliación del hangar y la pista del aeropuerto, una exbase militar norteamericana. Todo alrededor del Royal Santa Lucia Turf Club, que el año próximo sumará una pista de césped a la de arena por la que ya trabajan los caballos hace meses. La Reina Isabel II, dado que allí rige la ley inglesa, le dio la aprobación al gobernador de la isla para avanzar con el emprendimiento y para obtener la denominación de Royal, un término que denota excelencia en lo hípico. "Rodear al hipódromo para que se beneficie la actividad", precisa Teo.

"¿Por qué no imaginar un proyecto así en la Argentina?", se pregunta. Y también tiene la respuesta. "No hay razón para que no sea posible. Nosotros tenemos la idea y la inversión inicial. Pero es necesario que los gobiernos y empresarios locales se sumen por lo que representa y genera socialmente. Y lleva años visualizar como socios a un gobierno, a los sectores públicos y reconocer el potencial del país", amplía. "Hace tres años y medio no había casi nada en esa parte de Santa Lucia. El desafío principal está en los recursos humanos y su educación", añade Juan Carlos Capelli, asesor del Consejo Internacional de TAK. Antes, fue la cara visible de este lado del mundo de Longines, la marca de relojes que auspicia el Gran Premio Latinoamericano desde hace poco más de un lustro.

Harrington, Teo Al Khing y Capelli, en su paso por Buenos Aires
Harrington, Teo Al Khing y Capelli, en su paso por Buenos Aires

Harrington vuelve sobre Santa Lucía. "Ellos viven básicamente del turismo y el cultivo. Cuando este proyecto se inició, había un 30% de desocupación. Ahora, están en un 20%. Toda la mano de obra que generan los caballos, desde los peones hasta los jockeys, necesitó en este tiempo además de gente que les enseñara. Es un programa para alentar inversiones, empleo e incluye becas para quienes no podrían tener oportunidades de estudiar", explica. Según el último censo, en 2017, viven casi 200.000 personas. Eden creció en una nación con similar población. Trabajo, desarrollo e infraestructura son puntos claves en cualquier país, sobre todo cuando en el primero de esos items no progresa. En principio, se estima que en la isla habrá unas 15 fechas de carreras en la primera temporada, mientras crezcan las edificaciones alrededor. "Está previsto que en 2021 lleguen cruceros de 7000 pasajeros hasta el puerto y en base a eso correr los días que se produzcan esos arribos", proyectan. En eso también se involucraron desde la compañía que comanda Teo Ah Khing con el Ministerio de Turismo local.

China Horse desembarcó en el turf en 2013 y ya superó los 35 éxitos en grandes premios por el mundo. Además, diferencia Teo, "un socio que comenzó con nosotros termina de ganar en Australia un Grupo 1 con premios por un millón de dólares en forma particular". Lo siente como un orgullo haber integrado a alguien que se animó a quedarse en el mundo de los caballos y crecer además individualmente en paralelo. "Nosotros estamos explorando. En China, donde hace tiempo fueron populares las carreras, están estudiando que el turf sea uno de los deportes nacionales y nos tenemos que preparar para las nuevas políticas y lo que depare el futuro. China es conocida por sus fábricas, pero también tenemos una historia, personal y familias que han trabajado por generaciones con los caballos".

La pista de arena de Santa Lucía, donde ya trabajan los caballos, será la primera en la que se competirá, desde este 13 de diciembre
La pista de arena de Santa Lucía, donde ya trabajan los caballos, será la primera en la que se competirá, desde este 13 de diciembre Crédito: @royalstluciatc

Para Teo, el desembarco en América es una oportunidad compartida. "Santa Lucía es una parada en nuestro largo camino. El concepto es más amplio que comprar un caballo. En China, la gente pide cosas diferentes y hay espacio para todos los gustos. La NBA hoy organiza partidos en horario central chino e invita a jugar a uno de sus equipos en su pretemporada, por ejemplo. También sucede con el fútbol. Puede ser que también alguien vea las carreras de Sudamérica y se pregunte cómo conseguir un caballo que les haya gustado al verlo ganar una prueba importante".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.