La tarde de la Pegasus World Cup, una yegua argentina se quedó con parte de la fiesta

Chis Landeros festejó sobre la yegua Sí Que Es Buena, que lleva dos triunfos en fila en Gulfstream Park
Chis Landeros festejó sobre la yegua Sí Que Es Buena, que lleva dos triunfos en fila en Gulfstream Park Crédito: @GulfstreamPark
Carlos Delfino
(0)
26 de enero de 2019  • 23:59

Sí Que Es Buena tiene el nombre muy bien puesto a la luz de lo que produce cuando sale a competir. Es la yegua que nació en el haras Abolengo, dejó la Argentina sin pasar por los hipódromos del país, forjó su fama en Perú y este sábado, en una de las grandes carreras que integraron la jornada de la Pegasus World Cup, se adjudicó su segundo clásico consecutivo en los Estados Unidos. De atropellada, se llevó el La Prevoyante Stakes (G3), en la milla y media de césped pesado de Gulfstream Park, al norte de Miami.

El triunfo de Sí Que Es Buena

"Creo que está mejorando con la distancia adicional, y Graham (Motion, el entrenador) la tenía preparada y lista como siempre. Simplemente me siento bendecido por ser su jockey. Creo que el cielo es el límite. Veamos a dónde vamos", comentó Chris Landeros, tras el triunfo por un cuerpo sobre la británica y favorita Santa Monica. De quince presentaciones, Sí Que Es Buena ganó siete, las primeras cinco en Monterrico. La otra argentina que corrió allí, Top Cats, quedó décima, entre doce competidoras, a poco más de 20 cuerpos.

Luego, Village King sintió el esfuerzo de competir en el barro. En igual pista y distancia, se movió cerca y llegó a igualar al puntero antes del final de la última curva, pero en la recta se cansó. En el intento de no quedar tapado cuando buscaron mejorar los que tenía por afuera, la temprana aceleración le costó perder furia para el desenlace del W.L. McKnight Stakes (G3), en igual recorrido y terreno de la prueba anterior. Para el ganador del GP Jockey Club (G1) de 2017 en San Isidro fue la quinta participación en suelo norteamericano, donde ya ha ganado un clásico en Nueva York. Esta vez, saliendo de la arena y subiendo en la distancia, no quedó lejos del local Zulu Alpha: terminó a seis cuerpos y medio del vencedor.

El W.L. McKnight

Bajo un diluvio, el cierre fue con las dos versiones de la Pegasus World Cup. En la inaugural de Turf (G1-1900m, césped), Bricks and Mortar, con el puertorriqueño Irad Ortiz, se adelantó a la irlandesa Magic Wand por dos cuerpos y medio. Luego, City of Light se convirtió en el tercer ganador de una Breeders’ Cup en vencer en la PWC (G1-1800m), por cinco cuerpos y tres cuartos. El favorito Accelerate quedó tercero y el mexicano Kukulkán, que había ganado sus 14 carreras, terminó a 32 cuerpos, apenas delante de un rival que fue sofrenado en el último codo, tras liderar la prueba con un ritmo intenso.

El éxito de City of Light en la Pegasus World Cup

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.