Turf: Pablo Falero, el gran jockey que no puede faltar en la tarde del Carlos Pellegrini

Fuente: Archivo - Crédito: LA NACION
Gustavo S. González
(0)
13 de diciembre de 2018  • 22:51

Mañana será día de fiesta para el turf. Será día de fiesta en el hipódromo de San Isidro . El Gran Premio Carlos Pellegrini viene con todos los atractivos acostumbrados, esos que están más allá de los 2400 metros más emocionantes de América del Sur. Una carrera que esta vez lo será, entre muchas cosas, porque al candidato, Sixties Song, lo montará Pablo Falero.

La leyenda del Pellegrini se forja desde 1887 con sus protagonistas humanos y equinos. Héroes. El jockey uruguayo, que el miércoles cumplió 52 años, había celebrado en febrero 20 de aquella termenda operación con la que le reconstruyeron varias vértebras cervicales, cuando su motricidad pendió de un hilo. Miles de victorias siguieron, suma cuatro Pellegrini Pablo.

Y ahora Sixties Song, que ya entró en la historia de este clásicos de clásicos al ganar en 2016, y acaba de empezar una nueva vida con el triunfo en la Copa de Oro, cuando la posibilidad de volver a ver al héroe del Latino 2017 parecía un espejismo.

"Y sí es una historia la de Sixties Song. Se lo ve igual o mejor que para la Copa de Oro, a la que llegó apretado. Creo que es candidato, por su trayectoria, sus grandes victorias. Sintió los viajes, corrió el Rocha y el Pellegrini [el del año pasado, entró 12º] fue a descanso y no volvió como siempre, pero ya está bien", rebobina Falero.

El jockey anunció que se retirará el año que viene, pero eso no está en su mente ahora: "Mi idea es terminar el año y, cuando vuelva de las vacaciones, organizar cómo y cuándo dejaría de correr. Estoy pensando en el Pellegrini". Nada de despedidas que pongan el foco en otra cosa que en los tres grandes premios del sábado. El suyo y el del público.

A propósito, Pablo se subirá a otro candidato, Imagen de Roma, en el Joaquín de Anchorena (1600 m). "¿Cuántos caballos que hayan ganado el Jockey Club y en el mismo año corrieran el Anchorena conociste?", desafía. "Yo nunca lo vi. Esto eleva la calidad del Anchorena y la chance del caballo. Pablo Zavaleta [criador, copropietario con Santa Elena] lo entendió muy bien". Falero no lo dice, pero es fácil deducir que tuvo influencia en la decisión. Pocos mejor que él conocen lo que dio el notable Roman Ruler, padre del potrillo, en cuanto a distancia.

En la tarde sublime de San Isidro, el uruguayo además dirigirá a Elogiado en la recta del Álzaga Unzué, ganador del Estrellas Sprint. "Bajó a 1000 m y les ganó a todos los buenos", recuerda.

La clase de los caballos que tendrá mañana en las gateras es la mejor prueba de la vigencia. Como para olvidarse del retiro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.