Turismo Carretera: por qué la Copa de Oro es un laberinto para los campeones

Agustín Canapino (Chevrolet)
Agustín Canapino (Chevrolet) Crédito: actc.org.ar
Alberto Cantore
(0)
9 de julio de 2019  • 19:51

El paso del Turismo Carretera por Posadas expuso mucho más que la emoción y el desahogo de Juan Pablo Gianini, que después de dos semanas de intenso trabajo en el taller de Salto estrenó auto y logró una contundente victoria. La octava fecha del calendario confirmó tendencias y también expuso realidades que encienden las alarmas, rumbo a la definición de la Etapa Regular del campeonato. Dos carreras restan para que se produzca el primer corte, el que clasificará a los 12 pilotos que serán parte de la Copa de Oro, el mini torneo de cinco fechas que coronará al campeón 2019. Los autódromos de Concordia, en Entre Ríos, y de Villicum, en San Juan, los escenarios que evaluarán quiénes acompañarán en la aventura por el título a José Manuel Urcera. El rionegrino, con 298 puntos, se aseguró una plaza y ahora intentará ratificar la posición de líder para iniciar el tramo definitorio con el plus de 15 puntos que entrega el Reglamento Deportivo.

En la pelea por acceder a uno de esos 11 cupos hay pilotos como Leonel Pernía y Facundo Ardusso, ambos usuarios de Torino y que completaron el podio en Posadas, que están perfilados para acompañar a Urcera en el reto; la lista se agiganta con Santiago Mangoni (Chevrolet), Mariano Werner (Ford), Valentín Aguirre (Dodge) -el único que ganó dos veces en 2019- y Juan Bautista de Benedictis (Ford), que marchan entre los puestos cuatro y siete del campeonato. Ninguno de los siete nombres fue campeón de TC, mientras que cuatro de los siete monarcas en actividad no son parte del lote de pilotos que se está clasificando para la Copa de Oro.

Crédito: ACTC

Entre los nombres de jerarquía que deberán desandar una empinada cuesta para ser parte del selecto grupo está el actual bicampeón Agustín Canapino (Chevrolet), que deberá descontar 23 puntos en las dos carreras para no tener que recurrir a "los Tres de Último Minuto", el recurso final que el TC le da a los tres mejores de la tabla general, sin contabilizar a los clasificados a la Copa de Oro, para definir el título, después de la anteúltima carrera del calendario. "El problema es cuando no tenés auto, creo que lo nuestro resultó algo circunstancial: en la carrera pasada, en Termas de Río Hondo, quedamos rehenes de un choque que nos privó de estar entre los primeros cuatro o cinco; en Posadas rompimos el motor cuando estábamos sumando buenos puntos. Si contabilizáramos esos puntos que se nos escaparon estaría entre los clasificados. Siempre aplicamos la filosofía de avanzar sin ir al roce, aunque en las carreras que quedan tendremos que arriesgar un poco más", confesó el arrecifeño, que en las dos últimas definiciones ensayó remontadas de película que le posibilitaron calzarse la corona.

El que quedó en una posición expectante es Juan Manuel Silva, campeón en 2005. Es el tercer mejor Ford clasificado, por detrás de Werner y Matías Rossi, y 13 puntos es la brecha [179,5 a 166,5] que lo separa de Emiliano Spataro (Torino), que se aferra a la posición N°12. Una proeza sería la clasificación de Norberto Fontana (Chevrolet), campeón en 2006, pero a 67 puntos, con 94 en juego. Emanuel Moriatis (Ford), que se consagró en 2009, quedó fuera de distancia: 100 puntos es una cifra indescontable.

Las siete coronas que logró Guillermo Ortelli (Chevrolet) enseñan al saltense como el piloto más consagrado de la actualidad. La 8ava ubicación en el campeonato y ser parte de una estructura poderosa como el JP Carrera, la misma que asiste al puntero Urcera -nunca terminó más allád el 10 puesto en 2019-, deberían resultar un respaldo, aunque el heptacampeón no descubre razones para ser candidato. "No sirve entrar a la Copa de Oro de esta manera, me gustaría entrar siendo más competitivo", manifestó Ortelli, que entiende que el flojo rendimiento se debe a un problema integral: motor y chasis. Christian Ledesma (Chevolet), campeón en 2007, firma el póquer de usuarios de la marca que ostentan un lugar después del paso por Posadas.

Una mirada opuesta es la de Matías Rossi, que marcha 9no en el torneo y pretende ganar su primer título con Ford, después de haber celebrado con Chevrolet en 2014. "Volvimos a tener un auto con ritmo, nos está faltando cinco o seis caballos de fuerza, porque la carrocería del Ford es mala y entonces se equilibra con potencia", dijo quien no estuvo presente en el debut, en Viedma, por tener que cumplir una fecha de suspensión.

Juan Martín Trucco, con estructura propia, es la segunda espada de Dodge; la marca podría perder a un referente en la definición: Jonatan Castellano, el subcampeón 2018, marcha 22do, a 39,5 de Spataro.

La Copa de Oro, un laberinto para los campeones y también un reto para aquellos que observan la gran oportunidad en el Turismo Carretera.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.