Una normalidad no tan nueva en transmisiones deportivas

Marcelo Gantman
Marcelo Gantman PARA LA NACION
Fuente: AFP
(0)
4 de agosto de 2020  • 00:01

"Facebook se puede equiparar a una señal abierta, Amazon no pretende abonados sino clientes para su supermercado. Netflix es lo más parecido a una televisión de pago y no creo que los deportes en directo vayan a tener acceso ahí. Cada uno tiene un modelo diferente y están entrando en el mundo de los deportes, situación que hace dos años no existía..". Así ordenaba Jaume Roures, socio y fundador de Mediapro, el tablero general de las nuevas plataformas de streaming y su vínculo con el deporte en vivo. Roures hizo su exposición a finales de febrero en el Sports Summit de México; apenas unos días más tarde, comenzaría la cascada de cancelaciones de grandes eventos deportivos por la pandemia Covid-19.

El regreso de algunas ligas de deporte profesional se produjo con una combinación de trastornos y transformaciones. El show deportivo de estadios vacíos mostró su nueva normalidad antes que las sociedades pudieran experimentarlas para su vida cotidiana. Las soluciones tecnológicas de realidad aumentada, audio simulado y las pantallas digitales procuraron provocar una nueva experiencia para mitigar el impacto de las condiciones del regreso.

Por eso conviene revisar esas palabras de Jaume Roures, a partir de una noticia confusa que se difundió la semana pasada: Mediapro hizo un acuerdo con Netflix en Francia para vender en conjunto un paquete de suscripción del canal Telefoot que ofrecerá el fútbol de primera y segunda división de Francia y los partidos de Champions League y Europa League. El anuncio fue interpretado como que Netflix iba a transmitir partidos del fútbol francés, lo cual representaría una novedad superlativa ya que Netflix no ofrece contenidos en vivo. Mediapro administrará la compra conjunta de los dos servicios.

"No tenemos planes de entrar en las transmisiones de deportes en vivo. Hay tantas películas y series que queremos hacer que estamos enfocados en eso. No en los deportes, no en las noticias, no en los videojuegos: nuestro foco apunta a las series y las películas", le decía Reed Hastings, CEO de Netflix, a Juan Pablo Varsky en una entrevista en febrero pasado. La lejanía de la noticia de lo que hacen Mediapro y Netflix en Francia es útil como nueva muestra del cambio de comportamiento que se produce en el modo de consumir el deporte, un devenir que puede llevar a tomar con naturalidad que Netflix una mañana se levante y ofrezca fútbol aunque ese no sea el corazón de su modelo de negocios.

Mientras el "Netflix de los Deportes" no sucede del modo en que se lo imagina, los cambios ya se notan: Twitch lanzó su canal de deportes tradicional después de hacer acuerdos por contenidos exclusivos con Real Madrid, PSG, Juventus y Arsenal. Son los clubes más poderosos del mundo los que salen a buscar a sus "fanáticos en situación de videojuegos". NBA League Pass ofrece sus partidos en la burbuja de Orlando en "Influencer Stream", donde dos comentaristas no profesionales aparecen todo el tiempo en pantalla y "charlan" informalmente el partido.

Según una encuesta encargada por la consultora norteamericana Genesco Sports Entrerprises, el 76 por ciento de los fanáticos del deporte quieren ver los partidos en las plataformas en sesiones conjuntas con sus amigos mientras no se pueda regresar a los estadios, una modalidad que Facebook Watch ya instaló con la transmisión de los partidos de Copa Libertadores.

"Todo esto refuerza y demuestra que el deporte en directo tiene una fuerza que no tienen otros contenidos. No es cierto que los jóvenes miren cinco minutos y se vayan. En todo caso tienen nuevas exigencias a las que necesitamos darle respuesta", también comentaba Roures en México. Meses más tarde, con una pandemia que todavía sigue allá afuera, las transmisiones deportivas adelantaron un futuro que estaba algo dormido.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.