Virginia Bardach: otra medalla dorada para la Argentina que llegó desde el agua

Gastón Saiz
(0)
7 de agosto de 2019  • 00:16

LIMA.- La increíble excursión de Argentina en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 se perpetua con Virginia Bardach, que ganó la medalla dorada en los 200 metros mariposa y dio una nueva alegría después de la conquista de Delfina Pignatiello en los 400 metros libre.

La cordobesa de 27 años completó un registro de 2m10s87 y aventajó por 81 centésimas a la canadiense Mary-Sophie Harvey y por 1s64 a la estadounidense Meghan Small. Completó una remontada fenomenal: estaba cuarta tras el largo inicial, para quedar segunda en el siguiente tramo. Ya en el tercer largo se apoderó del primer puesto y remató la faena con sobriedad, para lograr el título más importante de su vida.

Técnica y físicamente, Virginia responde al biotipo perfecto para la natación, pero hasta hace un par de años le faltaba trabajar con la intensidad de los últimos tiempos; ahora se ven los resultados

"Me preparé de manera muy fuerte para esta prueba. Fue muy lindo. No es fácil competir acá. Todo fue muy importante para mí. Nadé como tenía pensado. Quería ganar. Lo hice y estoy muy feliz", dijo Virginia, aún desde al agua.

De alguna forma, Virginia padeció el factor de ser "la hermana de". Apenas tenía 12 años y la familia se conmocionó con el logro más importante de la historia de la natación argentina: aquella inolvidable medalla de bronce de Georgina, la mayor, en los 400 metros medley de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

El podio de Virginia Bardach, que tuvo un remate fenomenal en mariposa
El podio de Virginia Bardach, que tuvo un remate fenomenal en mariposa Crédito: Gabriel Heusi / Lima 2019

No le resultó fácil crecer en la natación a esta sirena de ojos celestes. Y tampoco le fue sencillo intentar hacerse de un nombre propio en este deporte. Antes, cuando era más chica, sentía mucha presión por el apellido dado la relevancia que adquirió Georgina en el olimpo del deporte argentino. Pero con los años fue aprendiendo a convivir con ese lauro eterno de su hermana. Maduró, se acostumbró y ya tomó vuelo propio. Ahora, disfruta de esta medalla dorada que significa la Nº 17 para la delegación argentina en Lima 2019.

Admiradora de Rafael Nadal y fanática del cine en su tiempo libre, su gran aspiración fue siempre disputar una final olímpica, pero ya sabe lo que es formar parte del olimpismo porque estuvo en Río 2016 ( 26º en 200m mariposa, 37º en 200m medley y 31º en 400m medley). No había podido destacarse en las distintas pruebas de los Juegos Panamericanos, tanto en Guadalajara 2011 como en Toronto 2015 en mariposa y en los 200m y 400m medley. Pero a los 27 años alcanzó ese aplomo en su mejor momento de su carrera y se llevó la mejor recompensa en tierra limeña.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.