El gran esfuerzo no le alcanzó a UPCN para llegar a la final

UPCN no pudo con Belgorod en la semifinal
UPCN no pudo con Belgorod en la semifinal Crédito: FIVB
En el Mundial de Clubes, perdió por 3-1 con Belgorod, ahora irá por el tercer puesto
José Luis Domínguez
(0)
10 de mayo de 2014  • 11:36

BELO HORIZONTE, Brasil.- Por segundo año consecutivo, UPCN , el tetracampeón del voleibol argentino, se convirtió en uno de los protagonistas del Mundial de Clubes , la cita que reúne a los ocho mejores del planeta, en el Mineirinho de Belo Horizonte. El equipo dirigido por Fabián Armoa desembarcó en suelo brasileño con la misión de mejorar lo hecho en octubre del año pasado, cuando terminó en el 4° escalón, y para ello, deberá salir airoso hoy. En busca de una medalla de bronce que sería histórica, el Gremial se enfrentará mañana , desde las 16.30 (televisa DeporTV) con el local Sada Cruzeiro (Brasil), que perdió en la otra semifinal 3-1 ante el Al-Rayyan de Qatar.

En la semifinal, durante un buen rato, el Gremial sostuvo la ilusión de luchar por el título y le jugó de igual a igual a Belgorie Belgorod, el ganador de la Liga de Campeones de Europa; sin embargo, el conjunto ruso desequilibró en los momentos trascendentes, y se adueñó de la semifinal al imponerse por 3-1, con parciales de 19-25, 25-14, 25-21 y 25-20, en una hora y 40 minutos de juego.

En las semifinales, no había demasiadas alternativas: cruzarse con Sada Cruzeiro, el campeón mundial, que conduce el argentino Marcelo Méndez , o con Belgorod, un conjunto de gigantes con un promedio de altura de 2,02 metros, incluidas las torres Alexey Kazakov (2,17m) y Dmitry Muserskiy (2,18m). Con más experiencia en esta clase de compromisos, pero también con mayor potencia, el campeón europeo encontró las claves del desequilibrio en el bloqueo -allí ganó 13 puntos, contra apenas 4 de UPCN- y en el saque, con 8 puntos directos, 4 de ellos a cargo del alemán György Grozer.

UPCN sorprendió en el comienzo, con un primer set jugado con mucha soltura, en una muy buena producción colectiva. Pero Belgorod reaccionó de inmediato, y tomó rápidas ventajas en el segundo set, a la vez que el Gremial no pudo mantener la intensidad del principio. Con problemas en la recepción, al equipo sanjuanino se vio claramente desbordado en ese tramo, y Belgorod dominó el resto, y desequilibró en la recta final de los últimos dos parciales.

"Dejamos todo, pero no alcanzó contra uno de los mejores equipos del mundo. Pese a la caída, le hicimos partido al campeón de Europa", dijo Martín Ramos, mientras que el entrenador Armoa consideró: "Éstos son partidos muy difíciles para nosotros; sólo tenemos cruces de este tipo aquí. Era la primera vez que nos enfrentábamos a un rival ruso y se nos hizo difícil mantener el nivel. Pero vinimos a ganar una medalla y todavía tenemos una oportunidad".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.